¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

La resolución de la Comisión Nacional de Honor y Justicia de Morena del pasado mes de marzo en donde se determinaba la cancelación del registro del diputado local Juan Carlos Leal Segovia y su separación del grupo parlamentario guinda en el Congreso de Nuevo León pudo poner fin a un conflicto en donde ninguna de las partes tenía ya nada que ganar.

En ese entonces, Leal Segovia, respaldado y alentado por el coordinador de la bancada, Ramiro González, impugnó la resolución y peleó por su permanencia.

A pesar de las diferencias con el resto de los legisladores de Morena, su pertenencia a la bancada fue meramente pragmática, pues eran la segunda fuerza política en el Congreso junto con el PRI, por lo que ni Ramiro, ni la dirigencia estatal querían perder un legislador.

Este empecinamiento tuvo consecuencias, sobre todo dividiendo a los integrantes de la bancada, algunos de los cuales no solo condenaban las posturas homofóbobas y conservadoras sino el hecho de no representar la plataforma política de Morena.

La defensa y permanencia de Leal fue una de las razones por las que casi se consuma la salida de Claudia Tapia de la bancada, por ejemplo.

Este fin de semana, finalmente la Comisión Nacional de Honor y Justicia giró un oficio para que Leal Segovia sea definitivamente separado de la bancada.

El diputado lo había previsto y para evitar ser exhibido con una expulsión, ya había presentado su renuncia en una carta el pasado 28 de mayo, misma que dio a conocer después de que se hiciera pública la resolución de la Comisión.

Leal Segovia permanecerá como legislador sin bancada, aunque su futuro podría estar en el grupo parlamentario del PAN o del PES, se comenta.

Las secuelas que dejó, sin embargo, no se borrarán con su renuncia.

Nueva advertencia de los transportistas

Después de la negativa de las autoridades para aprobar el incremento a la tarifa del transporte en la entidad, los empresarios no parecen dispuestos a tirar la toalla.

Algunos reportes de la última semana señalan que los transportistas han estado recortando algunas rutas, argumentando que no es financieramente viable cubrir trayectos largos pero también como una medida de presión.

En los próximos días, los recortes podrían hacerse más evidentes, y ante la inacción del gobierno estatal, la situación podría afectar seriamente a los usuarios.

Todo ello en plena discusión de la Ley de Movilidad, que a pesar del consenso que ha generado en el Legislativo y la buena respuesta de la sociedad civil, no tiene muy conformes a los taxistas ligados a las centrales obreras.

 


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Ago 4, 2020
Lectura 3 min

Ago 3, 2020
Lectura 3 min

Comentarios