El diputado local del PRI, Javier Caballero, solicitó que la Comisión Nacional del Agua emita una declaratoria de emergencia por el desabasto a consecuencia de la sequía en el estado de Nuevo León.

Con esta solicitud, Caballero queda en evidencia, pues parecería que no conoce el territorio del municipio de Santiago y eso que fue alcalde durante dos trienios. Pero, eso sí, desde el Congreso es más fácil realizar exhortos para intentar quedar bien.

En este municipio se encuentra el Río San Juan, que es la cuenca que abastece a las presas La Boca y El Cuchillo y lleva por su cauce millones de metros cúbicos de agua, aunque no llega a los dos embalses, al menos en las últimas semanas.

El diputado tendría que mejor cuestionar por qué toda esa agua no se ha almacenado, al menos en la presa La Boca, el caso más significativo.

Algo extraño e inusual está sucediendo con esa cuenca y parece que se está desviando el agua hacia otro lado. Incluso, en el paraje turístico Cola de Caballo aún cae agua, que es la misma que va para el Río San Juan.

Lo que omite Ximena

La titular de la Secretaría de Participación Ciudadana de Nuevo León, Ximena Peredo, realizó un video defendiendo el inventario de emisiones que dio a conocer el Fondo Ambiental Metropolitano de Monterrey.

La activista, ahora funcionaria estatal, omite mencionar en su mensaje que este fondo tiene como socios a empresas como Cemex, Ternium, Zinc Nacional y Femsa, sí, esta última una compañía que Peredo criticaba cuando se quedó con los terrenos de La Pastora. Con esta postura, su gestión en la Secretaría de Participación Ciudadana ha estado más enfocada en defender a las empresas y no a la población. En el video, también habla del carbono negro, culpa al automovilista de contaminar, y sostiene que el problema de la contaminación es de todos.

Pero como funcionaria debería saber que el Gobierno está para resolver la problemática social, de seguridad, medio ambiente y salud pública.