¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Las autoridades, tanto a nivel estatal como municipal, se encuentran en un verdadero dilema ante la escalada de contagios y decesos por la pandemia de COVID-19 en Nuevo León, pues en los últimos días, las cifras no han disminuido, sino que van en aumento.

Hasta el día de ayer, la Secretaría de Salud estatal, encabezada por Manuel de la O Cavazos, reportó un total de 10 mil 389 casos en Nuevo León, lo que, según las cifras estatales, colocaría a la entidad neoleonesa en el tercer lugar con casos totales, sólo por debajo de la Ciudad de México y del Estado de México.

Aunque en los números del gobierno federal la entidad neoleonesa se ubica con una cifra mucho menor de casos, hay que recordar que el gobierno encabezado por Jaime Rodríguez decidió también tomar en cuenta los casos confirmados por laboratorios y hospitales privados.

La situación pinta más complicada cada día y las dudas sobre si la reapertura de ciertos sectores económicos fue o no precipitada sigue presente. Aun con esto, no parece que vaya a haber marcha atrás, al menos así lo han dejado ver tanto el gobernador como los alcaldes metropolitanos. Lo que se da por descontado es que no abrirán nuevas actividades mientras no haya señales de mejoría.

Permanecen en contingencia

El Poder Judicial de Nuevo León y el Tribunal de Justicia Administrativa alargaron sus restricciones para su operación del día a día, al menos hasta el mes de agosto, a causa de la pandemia de COVID-19, por lo que seguirán atendiendo de manera virtual.

En cuanto al tribunal, se suspendieron de nueva cuenta los plazos y términos legales, pero recalcando que continuarán laborando, claro, con una carga menor de trabajo. Algunos abogados consultados dicen que no se estará afectando algún proceso legal en marcha con este anuncio.

Mientras tanto la Universidad Autónoma de Nuevo León anunció que se continúa en contingencia sanitaria hasta nuevo aviso, es decir que el regreso gradual a las actividades académica se darán a conocer en su momento. Las actividades administrativas seguirán realizándose de acuerdo a sus características esenciales.

Quienes continúan en incertidumbre son algunos de los trabajadores del gobierno estatal, pues aún hay algunas hay secretarías que no reactivan al 100 por ciento sus servicios.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios