La diputada de Movimiento Ciudadano, Brenda Sánchez, solicitó al Gobierno federal decretar estado de emergencia en Nuevo León por la falta de abastecimiento de agua.

Pero, quizá la legisladora pasó por alto que el propio gobernador Samuel García, también emanado de su partido, aseguró que no hay crisis de agua en la entidad.

Entonces no tiene mucho sentido que Brenda emita un exhorto, o de plano no tenía conocimiento de los dichos del mandatario estatal o quizá fue la falta de otro tema que impulsar. Por cierto, este asunto fue retomado, en primer lugar, por los diputados federales de Morena, quienes se adelantaron y solicitaron que se emita el estado de emergencia.

Lo que también podría hacer la diputada, si realmente va a proponer, es preguntar qué está pasando en cuanto al recorte y baja presión de agua que, sin avisar a la ciudadanía, ha implementado Servicios de Agua y Drenaje, ocasionando que cientos de familias amanecieran sin el suministro.

Exhiben a Alfonso Martínez

El alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio Riojas, y Laura Ballesteros, secretaria de Desarrollo Urbano Sostenible del municipio, coinciden en que primero se tiene que hacer un plan de descarbonización en el área metropolitana para mitigar el problema de la contaminación.

Esto muestra el conocimiento de lo que en realidad está sucediendo con la mala calidad del aire en la entidad y, simplemente, fueron más acertados en ofrecer una solución real ante esta problemática, pasando por encima del secretario de Medio Ambiente, Alfonso Martínez, y el gobernador Samuel García.

Nos hacen ver que Martínez no ha logrado acertar en la forma de tomar acciones que ayuden a erradicar la mala calidad del aire. Ya García anunció una auditoría a las empresas, pero ¿a cuáles? Si ya condonó el impuesto verde a las relacionadas con la extracción de caliza que sean para autoconsumo, en este caso Cemex.

Además, nos comentan, Martínez pretende presentar otro inventario de emisiones que no contempla al sector agroindustrial y los aviones que despegan en el Aeropuerto Internacional de Monterrey, que también son fuente contaminante.

Por cierto, hay dos estaciones de monitoreo ambiental móviles que están arrumbadas en las instalaciones del Instituto de Movilidad, algo que tendría que explicar Alfonso Martínez.