A pesar de los triunfos de Samuel García y de Luis Donaldo Colosio en las elecciones a la gubernatura de Nuevo León y a la alcaldía de Monterrey, respectivamente, no puede pasarse por alto el fracaso legislativo de Movimiento Ciudadano (MC) en la entidad norteña.

El partido naranja no pudo ganar uno solo de los distritos locales ni tampoco ganó en las diputaciones federales por la vía de mayoría relativa y esto tendrá consecuencias.

Por lo visto, el paso de Horacio Tijerina, quien, dicho sea de paso, tomó las riendas del partido tras la salida de Agustín Basave, será muy breve porque ya viene el relevo.

La mejor posicionada es la senadora Indira Kempis, quien fue una de las principales críticas por las decisiones tomadas a nivel estatal por el partido, las cuales dividieron a la militancia.

Kempis se ha mantenido en un discreto segundo plano para no enturbiar el proceso de sucesión, pero es la mejor vista por la militancia y muy seguramente la mejor opción para realmente construir un partido que acompañe los triunfos en Nuevo León, porque ni Samuel ni Colosio cuentan en este momento con verdaderos aliados para sus gobiernos.

Los compañeros de viaje de Samuel

El lema de “batalla” de Samuel García durante su campaña fue sacar a la “vieja política” del Gobierno de Nuevo León. A unos y otros los llamó corruptos y ladrones. Pero resulta que algunos de los virtuales integrantes de su gabinete estuvieron cobrando del erario de administraciones anteriores, sí, de esa “vieja política”, que tanto criticó el ganador de la contienda electoral por la gubernatura.

Empezando por Aldo Fasci Zuazua, quien fue subprocurador en la administración deRodrigo Medina y también ha sido funcionario en el sexenio de Jaime Rodríguez Calderón; Alicia Guajardo, quien estuvo en la administración de Natividad González; y Hernán Villarreal, quien formó parte del Consejo del Transporte en el sexenio medinista.

Sin embargo, no hay que olvidar que Samuel García, durante su paso por el Senado y aún en campaña, fue uno de los principales críticos de la administración del gobernador Jaime Rodríguez Calderón y de los funcionarios de su administración. Pero ahora contempla contratar los servicios de Alfonso Martínez, quien perteneció a este grupo de funcionarios de “El Bronco” que “dobletearon”, ya que cobraba como servidor público estatal y como maestro de UANL. Incluso, Samuel ligó a Martínez con el Grupo Femsa.