El malestar de los médicos en Nuevo León por no ser vacunados contra COVID-19 ha subido de tono. Los funcionarios de salud de la clínica número 2 del IMSS bloquearon dos carriles de la avenida Constitución, una de las más transitadas de la capital regia.

Este reclamo no sólo se ha quedado en las calles de Monterrey, sino que ha escalado ya hasta la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), donde se documenta una posible discriminación no sólo del Gobierno de México, también de la Secretaría de Salud federal hacia el personal médico.

El candidato del PAN a una diputación federal, Edelmiro Cavazos, interpuso una queja con número de folio 2021/27485 ante este órgano, que habría comenzado una investigación por la omisión en el proceso de vacunación de los médicos regios.

Pero esta queja ante la CNDH no sería la última instancia, Cavazos elabora otra más que será enviada a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Y aunque estos médicos no están en la primera línea de batalla contra COVID-19, sí están en una situación de riesgo por trabajar en hospitales de atención de esta enfermedad. Veremos hasta dónde llega Edelmiro, y si realmente quiere apoyar o sólo fue una estrategia en busca de votos.

Manuel, a comparecer ante los diputados

El secretario de Salud de Nuevo León, Manuel de la O Cavazos, acudirá el día de hoy al Congreso estatal para informar sobre el avance de la estrategia de vacunación a los adultos mayores en la entidad y, sobre todo, para exponer la planeación que se seguirá para vacunar al personal docente, de cara a un eventual regreso a las clases presenciales.

Para el día de mañana también está citada a comparecer la secretaria de Educación estatal, María de los Ángeles Errisúriz, para dar mayores detalles sobre la estrategia de la administración de Jaime Rodríguez Calderón para preparar el inminente regreso de docentes y alumnos a las aulas.

Los diputados pedirán a la funcionaria los datos del impacto de la contingencia sanitaria en materia educativa, sobre todo en lo que respecta a deserción escolar, rezago y la evaluación de daños a la infraestructura educativa.

Ante el anuncio del regreso a clases presenciales, el tema educativo parece haber ocupado el primer lugar en la agenda estatal.