Después de que integrantes de la Coalición Anticorrupción en Nuevo León acudieran a la sede del Congreso para manifestarse por la falta del cumplimiento de los integrantes de la actual legislatura en sus compromisos para abatir la corrupción, los legisladores señalados no acusaron de recibido.

Específicamente, los denunciantes señalan la omisión al legislar para modificar la Ley de Fiscalización Superior y las Leyes de Adquisiciones y Obras Públicas; la falta de fortalecimiento a la independencia de la Auditoría Superior; y el que no hayan asegurado recursos suficientes en materia de impartición de justicia.

Ninguno de los grupos parlamentarios ha quedado libre de señalamiento, pues en el listado presentado por la coalición aparecen políticos de Movimiento Ciudadano, del PES, del PAN, Morena y del PRI, muchos de los cuales firmaron compromisos anticorrupción en la elección de 2018 que no sólo quedaron debiendo, sino que ahora ya andan nuevamente en campaña, buscando reelegirse en su curul, o bien, perfilándose a algún otro puesto de elección.

La campaña actual al parecer los absorbe tanto que ya olvidaron sus promesas de la anterior.

Hernán amarra cargo

El apoyo de Hernán Villarreal Rodríguez en favor del candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura, Samuel García, rindió frutos y pase lo que pase, ya se aseguró un ingreso como funcionario para los próximos años.

Por más que el slogan de García sea quitar a la vieja política de Nuevo León, el candidato sigue aplicando las mismas prácticas de quienes tanto critica: las cuotas y cuates.

Resulta que Hernán ya va por un nada despreciable sueldo como legislador, aunque Samuel no gane la elección del próximo 6 de junio. Pero si en una de esas gana el emecista, Hernán podría quedarse como secretario de Gobierno.

Es decir, un amigo no deja solo a otro amigo. Y seguramente el más contento con todo esto es el propio Hernán.

Más ahora que Samuel ya se siente “ganador” de la contienda electoral y ya anda aprovechando cualquier foro, como el que organizaron empresarios jóvenes de la Caintra Nuevo León, Coparmex y Consejo Cívico, para asegurar que va arriba y que “caballo que alcanza gana”.

Con todos los señalamientos a cuestas que tiene Samuel, parece estar pecando de confianza, como dice otro dicho, ya que es tan aficionado a los refranes, “del plato a la boca, a veces se cae la sopa”.