El anuncio del dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito”, sobre la publicación de la convocatoria del tricolor para elegir a su candidato o candidata a la gubernatura y el discurso de que no habrá línea para la designación suena muy bonito y democrático, pero la realidad es otra.

El Consejo Político del PRI de Nuevo León va a decidir quién será el o la abanderada tricolor con base en la convocatoria, que se hará a través de la convención de delegados. Este órgano en NuevoLeón es controlado por la CTM estatal de Ismael Flores y por el grupo del coordinador tricolor en el Congreso local, Francisco Cienfuegos.

Y eso de que Cristina Díaz, César Garza e Ildefonso Guajardo quieran competir por la gubernatura y busquen piso parejo no termina de ser creíble.

Es difícil de creer que César y Cristina, quienes pueden reelegirse, descuiden lo que han logrado en Apodaca y Guadalupe para desgastarse en un proceso interno y buscar la candidatura.

Para Ildefonso Guajardo, también en desventaja en el PRI a pesar de tener las simpatías de la IP, quizá pueda resultar más atractivo buscar una diputación federal por la vía plurinominal antes de subirse al ring.

La verdad, no necesitan hacerse bolas, el alcalde regio, Adrián de la Garza, es el mejor posicionado en la intención de voto y además tiene el respaldo de quienes controlan el partido en Nuevo León.

Algo que llama la atención es que por ninguna parte apareció en el anuncio Alberto “Tello” Serna, líder de la CROC, ni Carlos Barrón de la CNOP, ¿o ya hay señales de división entre los sectores?

Despedida del Comité de Selección

El día de hoy concluye la gestión de los integrantes del Comité de Selección del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA) y una de las lecciones que quedan es la necesidad de reflexionar sobre el proceso de elección para evitar ilegalidades y disputas ciudadanas.

La participación ciudadana en el SEA tenía el objetivo de legitimar los procesos, pero al final ellos mismos descalifican todo a través de recursos legales y acusaciones. A lo largo de este periodo, si un ciudadano no quedó elegido en el Comité de Participación Ciudadana, opta por lo general por recurrir al amparo.

Sin entrar en muchos detalles de todo lo que ocurrió en esta gestión, sin duda el Comité de Selección afectó la imagen de este sistema del combate a la corrupción; además, los integrantes pasaron sin pena ni gloria.

Un área de oportunidad que se puede mejorar es la parte de la convocatoria. Es necesario revisar la obligatoriedad de contar con el respaldo de una organización civil para tener la oportunidad de participar; con algunas restricciones que permanecen queda la impresión de que se trata de un proceso cerrado.

¿Será un buen momento para hacer cambios en la ley?