La indagatoria de la FGR en contra de Adrián de la Garza y de Samuel García, ya tiene haciendo cuentas y cálculos políticos a los equipos de campaña, no solo del priista y del emecista, sino también del resto de los candidatos.

No es clara la ecuación, ni siquiera para la candidata de la 4T, Clara Luz Flores, pues más que beneficiarla, se teme que esta percepción de que el Gobierno federal intervino en la elección estatal, genere un mayor rechazo hacia su candidatura.

El panista Fernando Larrazábal, quien de momento ha quedado fuera de los señalamientos, también mide con cautela sus siguientes pasos, pues a pesar de que puede resultar beneficiado con este río revuelto, tampoco sabe cuáles serán las próximas acciones.

Es muy temprano para anticiparse, por lo que, después de las respuestas de los candidatos señalados y de sus partidos, se espera que haya mucho cuidado en los pasos a futuro.

LA SOBERBIA DE SAMUEL

Samuel García, candidato de Movimiento Ciudadano por la gubernatura, escudándose en la supuesta ventaja que tiene en las encuestas de preferencias electorales, omitió responder a los neoleoneses, con pruebas o documentos, si las denuncias en su contra tienen o no sustento.

La soberbia de Samuel se hace cada vez es más evidente, pues no responde con certeza los cuestionamientos de cualquier índole, y por si acaso, nunca deja de presumir su “ventaja” en los sondeos, una actitud que no corresponde al perfil de los ciudadanos de Nuevo León, que hablan de frente, con honestidad y sin ocultar nada.

Resulta difícil de creer ciegamente. O quizá solamente él se cree completamente cuando dice que las denuncias en su contra no tienen sustento; porque si tan seguro está, ya hubiera presentado alguna prueba, pero no ha sido así. De momento, únicamente sus dichos.

La candidatura de Samuel está en riesgo, eso es una realidad, y no solo la FGR lo investiga, también el INE. Por lo que, a pesar de su confianza, no las tiene todas consigo. A todo esto, para quienes son observadores, durante su visita a Nuevo León, Dante Delgado, coordinador de Movimiento Ciudadano en el Senado y líder histórico del partido, ni siquiera le dio la mano a su candidato cuando acabó la rueda de prensa el día de ayer. ¿Se le olvidó simplemente?