Redes de Poder MTY: Aumenta inconformidad en fuerza civil y Barona se queda corto

En junio de 2020 se entregó a maestros, personal del sector salud y policías de Fuerza Civil de Nuevo León un bono COVID-19 a través de la tarjeta de la empresa Broxel

Comparte esta nota

En junio de 2020 se entregó a maestros, personal del sector salud y policías de Fuerza Civil de Nuevo León un bono COVID-19 a través de la tarjeta de la empresa Broxel. La bolsa se conformó con recursos federales y este sería sólo el primer pago de un apoyo cuya periodicidad sería mensual hasta que la entidad saliera de la pandemia.

Nos aseguran que los policías recibían un promedio de 3 mil 500 mensuales, pero para el siguiente mes, julio, sólo recibieron mil pesos. Es decir, un mes les llega la cantidad completa y al siguiente ya no.

Hoy, sólo reciben este bono el sector salud y educativo, los policías no. La inconformidad en Fuerza Civil continúa vigente y está en aumento y muchos elementos policiales salen desmotivados a la calle para cumplir con su trabajo.

Nos dicen que la tarjeta Sodexo, en donde se depositan los vales de despensa con recursos estatales, también se las quitaron y les entregaron otro plástico de Broxel. El pretexto fue que habían cambiado de compañía.

¿Y dónde quedaron los recursos estatales para esta prestación? También ofrecieron tarjetas rojas con 25 mil pesos, pero solamente las repartieron a unos cuantos. Eran 3 mil 500, de las cuales, presuntamente sólo se repartieron 100.

Barona se queda corto

A Carlos Barona, actual regidor del PRI en el ayuntamiento de Monterrey, repentinamente le entraron ganas de aumentar las sesiones municipales de cabildo e ingresó ayer una iniciativa en la Oficialía de Partes del Congreso local. Pero esto no lo hizo como diputado local.

La propuesta es que, en lugar de que se realicen dos sesiones ordinarias al mes, se lleven a cabo cuatro, para tener, dice, más trabajo. Aprovechando, quizá también tendría que pedir que los diputados tengan más ocupaciones y aumentar a cuatro las sesiones, pero diarias.

Más ahora que ha incrementado el rezago legislativo y, por qué no, reducir los días de vacaciones de los legisladores, que regresarán hasta el próximo 12 de enero.

Llama mucho la atención que Barona quiera estar muy activo, pero como legislador pasó sin pena ni gloria en la Septuagésima Quinta Legislatura. Veremos si su iniciativa transita para su aprobación.

Salir de la versión móvil