¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Organizaciones civiles de Nuevo León ampliaron la denuncia que en días pasados admitió la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) delegación Nuevo León, en donde se documenta la localización de obras en zonas en las que la empresa española Roadis no cuenta con los permisos correspondientes para la construcción del Viaducto Urbano Santa Catarina.

El documento en poder de este medio revela que se está construyendo la base de dos pilotes con los que contará esta vía en zonas que quedan fuera del trazo autorizado por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

La ampliación fue recibida el pasado 20 de marzo por la Profepa y en ella también se identificó la remoción de suelo mediante dos excavaciones con una profundidad estimada de 1.6 metros, de acuerdo con el modelo de elevación presentado por la empresa.

Con esta nueva denuncia queda demostrado que no se trata de una oposición pasajera, sino que las organizaciones ciudadanas no quitarán el dedo del renglón para denunciar cualquier anomalía en la construcción de esta vía, donde la empresa Roadis no ha ofrecido información clara acerca de la autorización de los trabajos y los límites.

Veremos si la Profepa actuará contra las anomalías o simplemente será un espectador más de esta construcción sobre el Río Santa Catarina.

CEDH vigilante

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León acudió al Centro de Reinserción Social No. 3 y al Centro de Internamiento y Adaptación de Adolescentes Infractores del Estado, con la intención de dar seguimiento y constatar la correcta aplicación de las medidas preventivas para evitar afectaciones de salud entre la población penitenciaria a causa del coronavirus Covid-19.

Los visitadores pudieron constatar que se han instalado lavamanos y jabón en el área previa al ingreso a reclusorios, se toma la temperatura a las personas antes de ingresar y se cuenta con personal médico.

La CEDH hizo un llamado a continuar reforzando las medidas, ya que la población en centros de reclusión, por las condiciones en las que usualmente viven, ha sido identificada como uno de los sectores más vulnerables ante la pandemia. Al menos la Comisión Estatal y diversas organizaciones ya han advertido que darán seguimiento a las acciones precautorias.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios