Con la huida de Manuel Negrete rumbo a la contienda por la gubernatura de Guerrero, quedó como encargado de despacho en la alcaldía de Coyoacán, Juan Silva. El problema es que Silva es ex asesor del legislador federal, Mauricio Toledo, y uno de los incondicionales que dejó en la alcaldía para mantener presencia en la gestión de Negrete. Sin embargo, por ser el director de Gobierno de la demarcación, ahora le tocó estar el frente de la alcaldía durante los próximos meses. Y al parecer, además de administrar la alcaldía, ya anda operando políticamente. Nos cuentan que, ante la indecisión de Morena por definir un candidato para la alcaldía, Juan Silva está aprovechando para preparar el terreno y en busca de que, quien quede al frente de la demarcación, sea alguien afín al legislador federal; quien, con todo y un proceso de desafuero a cuestas, sigue muy activo y no quiere soltar el control en la demarcación.

Incentivo

Aunque en el Instituto Nacional Electoral confían lograr que los ciudadanos elegidos para ser funcionarios de casilla en las elecciones del 6 de junio acepten, nos comentan que los capacitadores del INE están recibiendo un mayor número de negativas que las usuales. Además de cuestiones laborales o de salud, muchos de los ciudadanos dudan en aceptar el llamado cívico debido a la pandemia por COVID-19. Si bien no hay ninguna sanción establecida para quien se niegue a participar como funcionario, no se ha cerrado la posibilidad de que haya un incentivo. Hace unas semanas, el senador Raúl Bolaños-Cacho hizo un llamado a la Secretaría de Salud a que evaluara la viabilidad de vacunar contra el Coronavirus a los funcionarios de casilla, y aunque en ese momento no se insistió en el tema, nos comentan que con el arribo de un mayor número de dosis de vacunas, el tema podría volver a ponerse sobre la mesa.

El reto de Esteban

Esteban Moctezuma ya llegó a Washington tras ser ratificado como embajador de México en Estados Unidos, y sin duda tendrá frente a sí un gran reto en el contexto complicado de la relación bilateral. Pero quizá el reto más importante, a nivel personal, sea durar como embajador más que en otros puestos. Hay que recordar que Moctezuma suele tener pasos muy efímeros en los puestos públicos o políticos que ha ocupado, y sus gestiones tampoco han sido tan reseñables.