Si especialistas o autoridades sanitarias pronosticaban una posible tercera “oleada” de contagios por COVID-19 derivado de las vacaciones de Semana Santa, quizá tendrían que ajustar sus previsiones. El arranque de las campañas electorales en Colima, Guerrero, Nuevo León, San Luis Potosí y Sonora, no ha sido muy diferente a otros procesos electorales a pesar de la pandemia; ni con las advertencias de las autoridades de salud se han dejado de realizar actos públicos, concentraciones, y en muchas ocasiones se ha documentado que ni siquiera se están siguiendo los protocolos sanitarios básicos. Al parecer las autoridades en los estados tendrían que endurecer las restricciones porque el solo llamado a respetar las medidas no es suficiente, y de seguir la situación, la “oleada” podría adelantarse.

Morena arrancaría el viernes

Al Comité Ejecutivo Nacional de Morena y a los militantes del partido en Guerrero no les presiona el no haber iniciado campaña por la gubernatura, aunque, nos dicen, ya hay fecha definida para que se ponga en marcha la operación de las bases para el arranque de campaña. Si todo transcurre conforme a lo esperado, el CEN podría dar a conocer el resultado de las nuevas encuestas entre el martes y jueves de esta semana, a más tardar, por lo que la campaña arrancaría el mismo viernes, ya con la confirmación de Félix Salgado Macedonio como candidato, salvo sorpresa mayúscula. Atentos.

Campeche a prueba

Todo indica que no habrá marcha atrás en el regreso a clases presenciales en el estado de Campeche. El acuerdo entre los gobiernos federal y estatal, la SEP, y el magisterio local ya es casi total y el retorno a las aulas sería al concluir las vacaciones de Semana Santa, si no hay algún imprevisto. Nos comentan que más que la urgencia por volver a los salones de clase en la entidad, las autoridades educativas federales quieren terminar de poner a punto los escenarios que puedan surgir para estar mejor preparados para un eventual regreso escalonado en el resto del país. Al final, la decisión de mandar a los alumnos o no, será de los padres de familia, pues el programa Aprende en Casa continuará operando, pero en la parte oficial es inamovible la determinación.