El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, llevó su ya infaltable “banquito” a su gira por los Estados Unidos, y el día de ayer incluso compartió una imagen en sus redes sociales antes de entrar a una reunión con migrantes michoacanos en Chicago. Esto detonó algunos reclamos de los cibernautas, quienes señalaron al mandatario de seguir “haciendo circo” mientras que en su estado crecen los problemas, como por ejemplo (y esto le atañe directamente) el adeudo con trabajadores al servicio del Estado o el preocupante aumento de casos por COVID-19. Y es que como le hicieron ver a Silvano Aureoles, anda buscando michoacanos en EU y a los que están en su estado, ni los atiende.

Elección cuestionable

Por mucho que se hayan cuidado las formas en lo público, la elección de José Rosas Aispuro como nuevo presidente de la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) ha generado mucha suspicacia, sobre todo al interior del PAN. No se trata solamente de un mandatario que ya está en la recta final de su mandato, sino que realmente no ha dado los resultados esperados en su entidad, ni siquiera en los indicadores de los objetivos que se han puesto sobre la mesa para impulsar como líder de la GOAN. Tampoco se entiende la elección de cara a un momento de transición política con la renovación de casi la mitad de las gubernaturas y con el avance de Morena ¿Realmente es la mejor carta de Acción Nacional? Ni en el propio partido lo creen.

Herencia de sangre

Mal acaba lo que mal comienza. Ese sería el resumen del Gobierno de Alejandro Tello en Zacatecas, entidad que el fin de semana volvió a vivir una ola de hechos violentos que, desafortunadamente, ya dejaron de ser aislados. Lo que más se va a recordar en este sexenio, desafortunadamente, será la creciente espiral de inseguridad, pues al menos en la historia reciente, la violencia no se había descontrolado a tal grado. Vaya forma de terminar el periodo para Tello.