Tras la ratificación de la cancelación de la candidatura de Félix Salgado Macedonio a la gubernatura de Guerrero, se incrementa el temor ante una posible respuesta violenta de los simpatizantes del “Toro”, nos dicen, no solo en la entidad, sino también en el INE o el Tribunal Electoral en la Ciudad de México. Hay que recordar que hace algunas semanas, el propio Salgado Macedonio, en un acto público, advirtió que si él no estaba en la boleta, no habría elecciones. Aunque en los últimos días el senador con licencia bajó el tono de la confrontación y Morena ya no parece estar en la labor de defender al aspirante hasta las últimas consecuencias, el clima podría complicarse en los próximos días. Habrá que esperar el anuncio que tiene preparado el guerrerense el día de hoy en Chilpancingo.

¿Buscarán acomodo?

Nos cuentan que muchos de los que ya se habían “acomodado” en un hipotético gobierno de Raúl Morón en Michoacán, no esperaron hasta la resolución final del Tribunal Electoral (que también ratificó la pérdida de su candidatura) para buscar nuevos amarres políticos. En este espacio habíamos adelantado que políticos michoacanos como Víctor Báez, alcalde de Pátzcuaro, el diputado federal Carlos Torres Piña, o incluso el exsecretario de Gobierno local Fidel Calderón ya habían negociado con Morón tras la ratificación de su candidatura, pero desde hace algunos días ya están ofreciendo su capital político, aunque ahora el acomodo no será tan sencillo.

Subir la barrera

Tras lo visto durante el actual proceso electoral, con campañas tan lamentables como la del PES, o con candidatos impresentables como Alfredo Adame de RSP, ya no parece para nada una mala idea retomar la propuesta legislativa de elevar del 3 al 4 por ciento el piso de votación nacional para que un partido conserve su registro. Este tema podría retomarse en el próximo periodo de septiembre, e incluso, nos dicen, tampoco se descarta reformar la Ley Electoral para también endurecer los requisitos para nuevos partidos.