Al interior de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), encabezada por Rosa Icela Rodríguez, el funcionario que está comenzando a incomodar es Manuel Espino, comisionado del Servicio de Protección Federal (SPF), quien, nos comentan, está más preocupado por andar promocionando a su organización política Ruta 5, que de su trabajo como principal responsable del resguardo de instalaciones estratégicas del país. Tampoco es la primera vez que Espino es señalado por estar más preocupado por su agenda personal que por sus funciones. Ya hace unos meses, con la salida de Alfonso Durazo, andaba más preocupado por candidatearse que por entregar resultados, no cabe duda que lo suyo es más la grilla que el servicio público. Cercanos a Rosa Icela no ven a Espino como alguien comprometido y leal a la Cuarta Transformación, y esto cobra especial relevancia ante la posible limpia que se avecina al interior del equipo de Rosa Icela.

Alerta digital

La vacunación contra el COVID-19 en el país ha elevado el nivel de alerta entre las autoridades ante las nuevas modalidades de las que se están valiendo los delincuentes ante la desesperación de las personas. El día de ayer, la policía cibernética de la Ciudad de México identificó un sitio web fraudulento que ofrecía supuestas vacunas a la venta, aunque también se ha reportado que se han registrado este tipo de intentos de fraude a través de redes sociales. La Unidad de Inteligencia Financiera, encabezada por Santiago Nieto, inició la implementación de un monitoreo permanente sobre los reportes que hagan referencia a fraude en la venta de vacunas contra esta enfermedad. Asimismo, en diversas entidades han alertado de llamadas telefónicas para pedir datos personales o incluso depósitos en efectivo para ser “registrados” en la lista de vacunación. Todo un reto para los tres órdenes de gobierno y para distintos entes, que ahora parecen estar trabajando horas extra.