Por más que se quiso sostener que el informe pericial de la tragedia en la Línea 12 del Metro en mayo pasado tendría un enfoque político, nada más alejado de la realidad. El Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por Claudia Sheinbaum, ha sido muy escrupuloso, al igual que la Fiscalía capitalina de Ernestina Godoy, que presentó un informe técnico equilibrado, alejado de cualquier politización y muy orientado a seguir atendiendo a las víctimas a través de un importante fideicomiso. Sin duda, la atención y reparación del daño por la Línea 12 sigue en la misma línea que ha marcado Sheinbaum, con mucha prudencia.

Seducir o dividir

Tras el anuncio de la invitación al gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, para que asuma como embajador de México en España tras concluir su mandato, el presidente Andrés Manuel López Obrador dejó entrever, el día de ayer en su conferencia matutina, que el gobernador saliente de Guerrero, y quien hoy dejó el cargo, Héctor Astudillo, también podría integrarse a su Gobierno, e incluso destacó su mandato en la complicada entidad. A esto se suma la posibilidad de que la exgobernadora sonorense Claudia Pavlovich también pueda llegar a algún cargo en la administración de AMLO. Ya el anuncio de la llegada de Quirino despertó mucho recelo en el PRI, desde donde ven intención de la 4T de seducir y dividir a algunos de sus integrantes más destacados. ¿Cuál será la reacción si se confirman estas llegadas?

Agitación sindical

No es casualidad, dicen, que en las últimas semanas acaparen las primeras planas los conflictos sindicales, las denuncias de abusos contra trabajadores, las exigencias de democratización de las organizaciones gremiales y las protestas por temas laborales. Nos comentan que aprovechando la limpia en los sindicatos y la resolución de conflictos impulsada desde Palacio Nacional, muchos líderes están esperando el reacomodo para pelear por contratos colectivos o, incluso, aprovechar el río revuelto para encaramarse a las dirigencias. Además del conflicto de Dos Bocas, ya encendieron antorchas petroleros, ferrocarrileros, telefonistas y ensambladores de empresas automotrices, y no se descarta que se sumen muchos sindicatos y trabajadores más al descontento generalizado.