El Tercer Informe de Gobierno de Guadalajara, encabezado por el presidente municipal interino, Eduardo Fabián Martínez Lomelí, y que contó con la presencia del gobernador del estado, Enrique Alfaro Ramírez, tuvo un “elefante en la sala”: el aciago destino que ha tenido que enfrentar Ismael del Toro Castro, hasta hace no mucho, alcalde en funciones de ese ayuntamiento.

Si los planes del alfarismo hubieran resultado, ese informe habría sido encabezado por el propio del Toro Castro en un ambiente festivo, pues habría llegado al mismo ya como alcalde reelecto, y listo para emprender su segundo periodo de Gobierno al frente del ayuntamiento tapatío. El proyecto alfarista contemplaba que del Toro Castro repitiera en la alcaldía para entonces competir por la gubernatura en 2024.

Pero nada salió conforme a lo planeado. En marzo de 2021, de forma imprevista, del Toro anunciaba que debía renunciar a su candidatura por la alcaldía de Guadalajara, lo que en los hechos significaba el colapso del proyecto transexenal que había trazado el alfarismo.

Durante el informe, Alfaro Ramírez expresó: “hoy lo que tengo que decir es que Ismael del Toro, alcalde con licencia, amigo entrañable, tiene el reconocimiento de la gente porque encabezó un Gobierno ejemplar e hizo su trabajo con altura de miras y con dignidad. A Eduardo Martínez le tocó vivir una coyuntura muy difícil, estoy seguro que la responsabilidad que asumió representó para él un reto y cumplió muy bien”.

Del Toro Castro ya nunca regresó a su puesto, y aunque la versión oficial es que se retiró de la vida pública por un problema de salud familiar, los rumores al respecto continúan. La caída del tapatío significó, quiérase o no, el ascenso de Pablo Lemus Navarro.

DIFERENCIAS IDEOLÓGICAS

La declaratoria de inconstitucionalidad de la penalización del aborto por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya generó reacciones políticas en Jalisco.

Mientras que diputadas locales y regidoras electas de Morena, como Mariana Fernández y Candelaria Ochoa afirman que con esto se obliga al Congreso local a legislar para quitar la penalización en el Código Civil del estado, los diputados locales del PAN, como Carlos Eduardo Sánchez Carrillo, presidente de la Mesa Directiva, refrendaron que el partido mantendrá su postura “a favor de la vida”, además de que recordó que, en el Legislativo local, el tema aún no se ha puesto sobre la mesa.

Si se comienza a discutir sobre el tema en la Legislatura, sin duda se abrirá un choque ideológico entre las distintas posturas, pero de momento no se ve voluntad para revisar las implicaciones de la resolución.