Futuro, el partido político que fundó en Jalisco el exdiputado independiente, Pedro Kumamoto Aguilar, y que se ha trazado el objetivo de legalizar finalmente el aborto en el estado, tiene frente a sí un escenario mucho más complejo del que se esperaba, ahora que el Arzobispado de Guadalajara ha comenzado a hacer política en ese asunto.

El 19 de septiembre pasado, el arzobispo Francisco Robles Ortega, confirmó que alistan en esta ciudad una marcha que replicará a la que se realizará en la Ciudad de México el 3 de octubre, y mediante la cual los católicos tapatíos pretenden expresar su rechazo a la decisión que tomó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para despenalizar el aborto.

Al arzobispo Robles Ortega se le ve firme en su rechazo a la posibilidad de legalizar el aborto en Jalisco, por lo que habrá que ver qué postura asumirán los partidos que resultarían clave para concretar la reforma en el estado, como Movimiento Ciudadano y el PRI; es decir, si optarán por apoyar a su ala más liberal y feminista, o si terminarán sometidos a los designios del líder religioso.

La voz de Robles Ortega sigue teniendo mucho peso político en Jalisco, y si bien es menos estridente que el cardenal Juan Sandoval Íñiguez, al final del día, ante asuntos tan espinosos como el aborto, sus posturas de repudio no son muy distintas.

DESCARTA CRISIS FORENSE

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, se pronunció sobre el esfuerzo que está haciendo la administración estatal por mejorar las condiciones del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), el cual se encuentra nuevamente bajo el escrutinio público tras el proceso que sigue la Fiscalía estatal en contra del exdirector del IJCF, Octavio Cotero, quien ha sido señalado como el principal responsable por el traslado de decenas de cuerpos en un tráiler refrigerante en septiembre de 2018.

Si bien el mandatario reconoció que aún se tienen algunas carencias, descartó que se encuentre en una situación como la de hace tres años, cuando estalló el escándalo del llamado “tráiler de la muerte”, el punto más bajo de la crisis forense en la entidad y que hoy sigue teniendo repercusiones.

El mandatario aseguró que se tiene que fortalecer la infraestructura y los procesos, así como el diseño institucional, pero defiende los ajustes y la inversión, que, asegura, pronto estarán dando sus frutos.

Asimismo, descartó intervenir en la investigación que lleva a cabo la Fiscalía.