Aunque el Gobierno de Jalisco fue muy crítico sobre la reunión que sostuvieron el gobernador Enrique Alfaro Ramírez y el procurador fiscal de la Federación, Félix Arturo Medina Padilla, debemos suponer que está vinculada con los trabajos que se desarrollan en el estado para reformular el Pacto Fiscal que se mantiene con el Gobierno federal.

Por supuesto que Medina Padilla está en ese puesto principalmente para combatir los delitos fiscales y la evasión del pago de impuestos en el país, pero el hecho de que la reunión haya sido difundida desde las redes sociales del propio gobernador envía el mensaje implícito de que se trata de algo positivo para el estado.

Juega también en favor de nuestra interpretación el rostro del mandatario: bastante satisfecho se le ve junto al funcionario federal. Así que podemos derivar dos posibles conclusiones: el procurador fiscal de la Federación ha accedido a prestar algún tipo de orientación al Gobierno de Jalisco en su plan para modificar el Convenio de Coordinación Fiscal que se tiene suscrito con la Federación.

O segunda alternativa: más que una orientación de tipo técnico, el gobernador Alfaro Ramírez ha comenzado a negociar políticamente su propuesta para reformular dicho Convenio de Coordinación Fiscal. De ser así, quizá, esta sea solo la primera de varias reuniones que vendrán en lo inmediato entre el mandatario y otras figuras clave de la Federación en materia fiscal.

La Procuraduría Fiscal de la Federación difundió la reunión con este mensaje: “El día de hoy el #PFF @arturomedinap sostuvo una reunión con el gobernador de Jalisco, @EnriqueAlfaroR, en la que trataron diversos temas de trascendencia para aquella entidad. #SHCP”.

El 6 de noviembre, con motivo del Cuarto Informe de Alfaro Ramírez, su Gobierno comunicó: 

“Sobre el pacto fiscal dijo que este mismo año Jalisco llevará ante la Federación (la) propuesta para que se revise el convenio de distribución a fin de que se le otorguen al estado los recursos que le corresponden”.

‘Derrapón’ de Lemus

El 24 de octubre, el alcalde de Guadalajara, Pablo Lemus Navarro, presumió que habían conseguido aumentar su presupuesto sin incrementar impuestos: “Hemos hecho un gran esfuerzo, sobre todo por mejorar las finanzas del municipio. Nosotros recibimos este municipio con una recaudación de alrededor de nueve mil 200 millones de pesos, el presupuesto que estamos presentando tan solo un año después es de (cerca de) 10 mil 500 millones de pesos. (…) Es decir, estamos mejorando la recaudación sin aumentar impuestos, sin aumentar prediales”.

Ayer, su Gobierno aceptó que sí habrá aumentos escalonados en el predial: “90 por ciento de las cuentas prediales de Guadalajara recibirán solamente aumentos de uno y cinco por ciento en el impuesto predial de 2023. (…) Otro cinco por ciento (…) presentará un ajuste de 7.5 por ciento y para el cinco por ciento restante (…) se registrará 10 por ciento de incremento”.