La conmemoración del Día Internacional de la Mujer fue también el pretexto para muchos partidos y actores políticos para “declararse” feministas, tratando de sacar raja política. No es generalizar, pues hay muchos que desde muchas trincheras siempre han defendido las causas feministas, pero sí hay algunos casos que ni cómo ayudarles. Quizá ninguno tan claro como el presidente del PAN, Marko Cortés, cuyo partido históricamente se ha opuesto a la despenalización del aborto, y no solo eso, sino que por defender esta postura anti-derechos ha utilizado todos los medios a su alcance para evitar el avance de estas políticas en las entidades e inclusive ha ejercido violencia política contra legisladoras, legisladores y otras autoridades de órganos autónomos. ¿De verdad se dicen feministas?

El ‘albazo’ que viene

La oposición en el Senado de la República teme que Morena y sus aliados les apliquen otro “albazo”, como ya pasó para la aprobación de la Ley de la Industria Eléctrica. Resulta que el día de ayer, las comisiones de Justicia y Estudios Legislativos Segunda, con los votos de Morena y el PES, avalaron el dictamen de la Ley Orgánica de la FGR, a pesar de que la oposición reclamó algunas omisiones importantes en el mismo. Ahora, lo que temen los partidos opositores es que nuevamente lleven este dictamen y lo pasen en fast track al pleno. Atentos.

Solo y en desacuerdo

En Morena en la Ciudad de México, los desacuerdos se acentúan, tanto van por el jaloneo por las candidaturas hasta por la repartición de comisiones parlamentarias del Legislativo local. Nos cuentan que con la licencia al cargo de diputada local de Gabriela Osorio, quien es la precandidata del partido guinda a la alcaldía de Tlalpan, la presidencia de la Comisión de Cultura quedó sin titular. El legislador Ricardo Fuentes se candidateó pero no recibió el apoyo mayoritario y Lilia Rossbach, escritora y exdiputada constituyente, podría asumir el cargo en las próximas horas. Nos cuentan, que este podría ser otro signo de la ruptura interna del partido y del grupo parlamentario que ya se veía desde la asignación de candidaturas en la capital y que en los próximos meses podría complicar sacar la agenda legislativa del partido.