Con el acuerdo preliminar de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados para realizar el parlamento abierto sobre la Reforma Eléctrica, aumentan también las expectativas respecto a este ejercicio, sobre todo, de los participantes activos del sector energético, muchos de los cuales, aún tienen dudas, especialmente por los tintes políticos que han prevalecido en este debate. 

Aunque aún falta detallar los particulares y la fecha de arranque, los coordinadores parlamentarios ya se pusieron (medio) de acuerdo en los lineamientos generales. En el discurso, se percibe como un signo positivo el hecho de que los diputados tengan contemplado convocar, además de funcionarios federales en materia energética, a otros actores como especialistas del sector o dueños, sobre todo aquellos cuyas empresas en este momento estén produciendo energía eléctrica. 

Pero, el gran desafío será que realmente en estos encuentros se fomente un verdadero debate y que se tomen en cuenta todas las voces, porque ya en tiempos recientes se han realizado estos parlamentos, sin embargo, para los participantes externos al Legislativo se ha tratado, en la mayoría de las veces, de meros ejercicios para legitimar decisiones
que se tomaron en lo político. ¿Habrá voluntad para hacerlo diferente en esta ocasión? 

Democratización ¿A medias?

Ahora que la dirigencia de CFE y hasta algunos legisladores están pidiendo que se tome en cuenta a los trabajadores de la empresa para la elaboración de la Reforma Eléctrica, no estaría de más, nos hacen ver, que también se tome en cuenta la exigencia de cada vez más sectores, para democratizar al Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana, encabezado por Víctor Fuentes del Villar. 

El líder sindical pretende “heredar” el poder a Efrén Fuentes Ochoa, lo que ha ocasionado el rechazo de la disidencia. No obstante, a pesar de todas las denuncias por intimidación o por otras prácticas antidemocráticas de parte de trabajadores sindicalizados, ni CFE ni la Secretaría del Trabajo parecen querer tomar cartas en el asunto. 

¿Acaso será porque Fuentes se ha alineado a Bartlett y no a los intereses de sus agremiados?