Con la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles en puerta, los esfuerzos del Gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, se enfocan ahora en el sector energético, específicamente en el avance en la puesta en marcha de las refinerías para cumplir con el proyecto tan anhelado de la autosuficiencia energética.

El mandatario sostuvo una reunión con funcionarios de Pemex y representantes de la Secretaría de Energía, entre los que estuvieron presentes el director de la empresa petrolera, Octavio Romero Oropeza, y la titular de Sener, Rocío Nahle, en donde se el principal tema a tratar, según dio a conocer el propio López Obrador fueron las acciones para mitigar los efectos en el sector, ante el conflicto entre Rusia y Ucrania, y ahí se volvió a enfatizar la importancia estratégica de la modernización de las refinerías del Gobierno.

La promesa, de momento, es que no se aumentará el precio de los combustibles, a pesar de las presiones externas por la crisis en el este de Europa, y de la advertencia de los efectos a largo plazo que pueda tener el que se mantenga el subsidio a los combustibles.

Hay que recalcar que, apenas el día de ayer, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria advirtió que, de mantenerse los niveles actuales del subsidio al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a las gasolinas y diésel, se generarían pérdidas recaudatorias de alrededor de 554 mil millones de pesos, lo que representa el dos por ciento del PIB del país.

El codiciado energético

De acuerdo con información dada a conocer por Petróleos Mexicanos, el aumento en el precio del gas LP en el país, y a nivel internacional, vino acompañada también de un incremento en el número de tomas clandestinas en los ductos de la empresa que transportan el energético.

Según las cifras de Pemex, durante el año 2020 se reportaron, de manera oficial, dos mil 55 tomas clandestinas en el país, cifra que para el 2021 aumentó a dos mil 385. Aunque se trata de información reconocida oficialmente, en el sector de distribuidores se estima que el número real podría ser mayor.

Incluso, las empresas de gas LP ya habían denunciado la semana pasada que el combustible, debido a su alto precio y por ser un producto de primera necesidad, se había convertido en un energético muy codiciado por los grupos del crimen organizado.