A pesar de que ya hay un acuerdo muy avanzado para que Jorge Romero sea el coordinador del Grupo Parlamentario del PAN para la próxima Legislatura en la Cámara de Diputados, las exigencias de “El Yunque” panista están retrasando el anuncio oficial. Este grupo, nos dicen, continúa impulsando al actual coordinador, Juan Carlos Romero Hicks, para que continúe liderando a los azules, aunque el apoyo mayoritario es para Romero. Al interior del PAN ven estas presiones como una forma de quedarse con más posiciones en San Lázaro, sobre todo en las presidencias de las comisiones, considerando que el PAN tendrá más diputados y podría aspirar a más posiciones. El anuncio oficial de Romero como coordinador debería darse en los primeros días de agosto, una vez que pueda llegarse a un acuerdo.

Una red de problemas

Las denuncias sobre el modus operandi de un grupo de asaltantes en la autopista México-Cuernavaca y la réplica sobre situaciones similares en otras carreteras del país se suman también a la revisión que está haciendo el Gobierno federal sobre las condiciones en que operan las concesiones de las mismas. A las denuncias de cobros excesivos, falta de mantenimiento, pésimas condiciones de las vías, y la toma impune de casetas, habría que sumar también la creciente inseguridad que tienen que pasar quienes transitan por las carreteras. La evaluación y las medidas que se tomen, más necesarias que nunca.

Susana de vuelta

La que de buenas a primeras revivió fue “Susana Distancia”, el chatbot del Gobierno para dar a conocer información sobre la pandemia. El chatbot envía un mensaje y los ciudadanos pueden solicitar más datos sobre estadísticas y diversa información acerca del COVID-19. Llama la atención que, justo ahora, que estamos en la tercera ola, resurja este aparato para auxiliar a las personas y que no solo sean víctimas de la pandemia sino también de la “infodemia”. Y como siempre hay abusados, resulta que ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) ya hay dos marcas identificadas como “Susana Distancia”. No vaya a ser que en una de esas hasta demande al Gobierno federal por usar su marca.