Una serie de malas decisiones y nula capacidad para negociar por parte de sus dirigentes tienen hoy al PAN en San Luis Potosí muy disminuido de cara a las elecciones en la entidad. El síntoma que mejor ejemplifica la crisis azul es que, de los 4 aspirantes que se registraron para buscar la candidatura a la gubernatura, 3 ya rompieron con el PAN, buscaron nuevos horizontes para continuar su carrera política y ahora serán rivales panistas desde otras trincheras. La senadora Sonia Mendoza ya reforzó la campaña a la gubernatura de Ricardo Gallardo y Marco Antonio Gama también va en camino a sumarse al Verde. Mientras que el alcalde con licencia Xavier Nava buscará la reelección, pero ahora bajo los colores de Morena. Más allá de no haber resultado electos, la ruptura de estos personajes, dicen, fue por el acaparamiento de posiciones del dirigente estatal, y del diputado Javier Azuara, y de un intento de imposición de perfiles en caso de salir favorecidos.

Reunión de trámite

Después de haberse desahogado la primera parte del debate por la iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, con dos jornadas de parlamento abierto en la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, las posturas, tanto de la bancada de Morena como de los opositores parece haber variado muy poco. Mientras que el partido guinda, junto con el apoyo del PT, sigue firme en intentar pasar el dictamen tal cual y como lo mandó el presidente de la República, los partidos como el PAN, el PRI, MC y el PRD mantienen su intento de frenarla, o al menos de negociar algunos cambios. El Partido Verde, a pesar de haberse posicionado en contra de la iniciativa, por considerar que atenta contra las renovables, podría quedar al margen de la votación para no entorpecer el trámite legislativo. Mientras tanto, la Junta de Coordinación Política de San Lázaro, que preside Ignacio Mier, sostendrá el día de hoy una reunión con representantes del Consejo Coordinador Empresarial, aunque de entrada, parece que la decisión ya está tomada.