La oficina de la Presidencia de la República, situada en la Colonia Roma Norte, se encuentra en total abandono. Se trata de una casona ubicada a una cuadra de la Fuente de las Cibeles. Ahí atendía Alfonso Romo, al menos de manera oficial, esa era el sitio desde donde desempeñaba su encargo. Resulta que desde enero de este año, a unos días de haber solicitado su salida y de la posterior “desaparición” de la oficina, que ahora tiene su sede dentro de Palacio Nacional, los encargados del inmueble decidieron cambiar la cuenta del servicio de agua. Es decir, el agua en el inmueble ya no estará adscrita al “Grupo Corporativo 360” a nombre de la Presidencia. El tema es que los encargados de los servicios de este inmueble no acudieron a un citatorio que les formuló la oficina del agua y por ello les dejaron un aviso. En el documento se describe que acudieron este 10 de mayo, alrededor del mediodía, y no encontraron a nadie en el céntrico y lujoso inmueble. ¿Qué pasará con las oficinas de El Oro? Alguien tiene que pagar los servicios.

Un retrato de Alfaro

De alguna forma el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, quiere que todo se trate de él y su Gobierno. Y si no lo cree, basta con ver la respuesta que tuvo el emecista tras el asesinato de los hermanos Ana Karen, Luis Ángel y Jorge AlbertoGonzález Moreno. El mandatario, después de ofrecer sus condolencias a la familia y prometer “trabajar sin descanso” habló sobre una lona encontrada junto a los cuerpos en donde supuestamente se amenaza a su administración, y agregó que no se dejará intimidar y que estos ataques, que a su juicio quieren someter a su Gobierno, no lograrán su cometido. Más allá de estas respuestas que suenan más a bravata que a otra cosa, tampoco se puede decir que el Gobierno de Alfaro realmente haya cumplido en su objetivo de dar seguridad a los jaliscienses, y lamentablemente, las pruebas están ahí.