La postura del dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, quien dio por descartada una alianza con el PAN y el PRI para los comicios a la gubernatura de Oaxaca en 2022, lejos de sorprender, viene a confirmar, nos dicen, la poca confianza que hay en la cúpula de los partidos en el actual gobernador, Alejandro Murat, quien, perciben, está operando a favor del presidente López Obrador y de Morena, y no para su partido, el PRI, mucho menos en favor de sus aliados. Por lo visto, Oaxaca es un caso que ya dan por perdido.

Se amplía la baraja azul

Sin grillas ni aspavientos, quien parece colocarse como una opción real para el panismo de cara a la candidatura presidencial 2024 es el diputado del Congreso mexiquense y exalcalde de Huixquilucan, Enrique Vargas del Villar. Y no precisamente porque se ande “candidateando” sino porque ya son algunas voces panistas y desde la sociedad civil las que, ante la situación del partido, no ven con malos ojos que se le incluya en la baraja. Su trabajo como alcalde durante dos períodos, su liderazgo como presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes y su posición actual como coordinador nacional de diputados locales panistas lo colocan ya como un aspirante serio. Atentos.

007 Piedra

Y ahora… hasta espionaje dentro de la CNDH. Luciana Montaño, coordinadora general de seguimiento de recomendaciones y de asuntos jurídicos ordenó a la encargada de Enlace Administrativo de la Dirección de Planeación que se investigue la existencia de un chat, el cual, según ella, es usado para filtrar información “tendenciosa” e, incluso, documentos internos de la Comisión. A través del oficio número CNDH/CGSRAJ/ C1/5470/2021 realizó la exigencia. Solo por la jerarquía, pide intervenir un chat de personal de la CNDH y su oficio no aporta más que unas escuetas líneas. Ahora sí que espiará al más puro estilo de la época echeverrista. Y eso que la titular del organismo, Rosario Piedra, repudia precisamente esa época histórica. Ver para creer.