¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión
Desde mi Palco

Andy Murray, uno de los ‘Cuatro Mosqueteros del Tenis’, junto con Roger Federer, Novak Djokovic y Rafa Nadal, queda fuera en la primera ronda del Abierto de Australia justo unas horas después de haber anunciado, con voz entrecortada, que el Wimbledon 2019 sería el último torneo de su impresionante carrera. Horas después de su derrota, el propio Andy reflexionó en voz alta ante nuestros colegas reporteros que cubren el primer Grand Slam de la temporada: “Básicamente tengo dos opciones: una de ellas es estar los próximos cuatro meses y medio afuera, por operación, y luego preparar Wimbledon… Pero estoy realmente en dificultades. No puedo ni caminar bien en este momento”.

Las lágrimas contenidas rodaron de inmediato, el tenis ha sido su vida, su profesión, pero mas allá de eso, su pasión, hoy a sus 31 años de edad, habiendo alcanzado el número uno del mundo, dos oros olímpicos, tres Grand Slam, uno en el US Open 2012, y dos en su casa, Wimbledon 2013 y 2016, en su plenitud aparece la lesión en la cadera que pone en peligro ya no su carrera sino su calidad de vida, tremenda realidad llena de ironía y frustración para este tenista británico, quizá el mejor de la historia en su país cuya estatua será develada en los jardines de Wimbledon, allá en Londres, en unos meses más.

NO ES EL PRIMERO

Ni será el único, su profesión demanda mucha disciplina, sacrificio , entrega, carácter, fuerza mental, muchas facultades y dedicación absoluta, una cosa es ‘ser’ un tenista profesional, otra, un tenista destacado entre los mejores del mundo y una mucho más difícil, ser un tenista de élite, de esos que son solo un puñado en décadas, ése es Andy Murray.

Las lesiones son las razones más frecuentes en el retiro no solo de los tenistas sino de los deportistas ‘top’, en el caso que nos ocupa, en el mundo del tenis, los otros ‘Tres Mosqueteros’, Nadal, Federer y Djokovic, todos ellos han sufrido lesiones en los últimos años que han amenazado con retirarlos de sus super exitosas carreras. Apenas en marzo pasado, Novak Djokovic padecía dolores y lesiones en espalda y codo que hacían suponer su retiro, se sometió a una operación delicadísima, hizo cambios en su equipo de entrenadores, terapistas, nutriólogo, para asumir su reinvención, hoy esa determinación lo ha regresado al ‘Uno’ del planeta con un ‘mayo – diciembre’ de ensueño, en los últimos dos años Roger Federer y Rafa Nadal sufrieron el mismo viacrucis, cada quien con retos y lesiones diferentes y hoy vuelven a monopolizar la cima del tenis. Andy Murray es un grande que nada tiene que demostrar a nadie, ni siquiera a sí mismo, del fondo de su alma guerrera saldrá la fuerza para asumir su decisión que será toda suya, tomar el camino encrucijado y cuesta arriba de un regreso que solo puede darse a la cima, de otra forma su retiro será su realidad pero sin duda, su decisión, solo de él… así de fácil…


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Sep 5, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: Santos y Chiefs

Alfredo Domínguez Muro


Sep 5, 2019 Lectura 3 min

Sep 2, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: F1: nadie quería correr

Alfredo Domínguez Muro


Sep 2, 2019 Lectura 3 min

Ago 29, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: F1: Pedro el grande

Alfredo Domínguez Muro


Ago 29, 2019 Lectura 3 min

Ago 26, 2019
Lectura 3 min

Desde mi palco

Desde mi palco: Ni florero ni “mello”

Alfredo Domínguez Muro


Ago 26, 2019 Lectura 3 min

Comentarios