¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión
Índira Kempis

Esta es mi última columna de un año que deja al país entre el quiebre, la esperanza, la incertidumbre y la desconfianza. Para la que le escribe, estos 365 días hicieron una diferencia de vida. También lo fue para el país entero. Cambiamos el partido en el Poder Ejecutivo. Aún medimos las consecuencias de esto, pero decidido está y eso nos reta, sin lugar a dudas.

Necesitamos crear nuevas realidades en este país herido. Empieza otro ciclo que renueva nuestras fuerzas o intenciones, al menos, de cambiar.

No va a ser fácil cerrar este año con la elección de la Alcaldía de Monterrey, que también ha roto los lazos de la confianza institucional entre gobierno y ciudadanía.

Es importantísimo mantener en este último periodo la cordura, la calma y la paciencia.

Para nosotros en el Senado, que en este momento discutimos la Ley de Ingresos y que acabamos de votar (aquí eso de votar es todo el tiempo) al recién nombrado Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Luis González Álcantara Carrancá, este fin de año es intenso en el trabajo legislativo y con mucha responsabilidad ante los temas de crisis que enfrentaremos todos junto al Gobierno Federal entrante; por ejemplo, la Guardia Nacional o la prisión preventiva oficiosa. Se vienen muchos dilemas éticos en la operatividad de la Ley como retos para quienes hoy tenemos un cargo público.

En estos meses he aprendido no sólo que las cosas pueden cambiar y que podemos hacerlo con nuestras propias circunstancias dependiendo de lo que queremos para la vida pública del país. También que importa mucho lo que podemos incidir en esas decisiones sin siquiera dedicarnos a la política o ser activista o trabajar en el gobierno. Tenemos mucho por contribuir como mexicanos y mexicanas que nos asumimos comprometidos con lo que viene.

¿Qué viene? Tiempos que hay que sortear y sobrellevar entre el radicalismo. La capacidad nuestra de que la defensa de la democracia permita incluir las voces diferentes. Ayer, en la entrega de la Medalla Belisario Domínguez a Carlos Payán, periodista y fundador de La Jornada, él decía que el Presidente ganó con 30 millones de votos pero que no debe (no debemos, agregó personalmente) olvidar la sociedad variopinta que somos. Tanta tarea que hacer para que la libertad y la búsqueda constante de la igualdad tengan cabida en un país que hasta hoy está en polos opuestos.

Ser joven, ser mujer y ser la primera vez en la política y en el Senado me habrá dejado la experiencia más importante de mi misión de transformar al país. Quisiera inspirar a que más personas en sus deseos próximos puedan encontrar caminos para que hagamos que las cosas sucedan.

A este espacio le agradezco su compañía en la adversidad, su lucha por la libertad de expresión que acompaño desde hace tantos años. A todo el equipo de Reporte Índigo, no dejen de ser una voz que contribuye a la pluralidad y la autocrítica.

Nos vemos el año próximo. Que yo no sé ustedes, pero quisiera que se acabe pronto para empezar otros renovados capítulos de la historia de Nuevo León y de México de la que somos parte.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Ene 11, 2019
Lectura 3 min

INDIRAKEMPIS

Cuando los planetas giran alrededor de…

Indira Kempis


Ene 11, 2019 Lectura 3 min

Ene 4, 2019
Lectura 4 min

INDIRAKEMPIS

El ojo en los presupuestos

Indira Kempis


Ene 4, 2019 Lectura 4 min

Dic 14, 2018
Lectura 4 min

INDIRAKEMPIS

Votar de nuevo, ¿para qué?

Indira Kempis


Dic 14, 2018 Lectura 4 min

Dic 7, 2018
Lectura 4 min

INDIRAKEMPIS

La cuarta trans

Indira Kempis


Dic 7, 2018 Lectura 4 min

Comentarios