¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

En el primer mundo, si una persona es accionista de una empresa con un peso o millones de dólares, y después se convierte en funcionario público, irremediablemente hay conflicto de intereses y tráfico de influencias.

Es el caso de Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, así como lo fue Juan Camilo Mouriño, desde la Secretaría de Gobernación.

No se puede ser juez y parte.

Por cierto, Mouriño era del sureste y su familia también hace negocios con gasolineras y demás.

David Penchyna Grub y el pato 

Los conocedores confirman que si tiene plumas de pato, patas de pato, pico de pato, camina como pato, alas de pato y vuela como pato… Es un pato.

Sin embargo, David Penchyna Grub, presidente de la Comisión de Energía del Senado de la República, piensa lo contrario.

El hidalguense es un convencido que el Campeonato Mundial de Futbol no será un distractor para los mexicanos, mientras las facciones legislativas del PRI y del PAN, se despachen a placer con eso de las leyes secundarias en materia energética.

Ante el infantil argumento de Penchyna, recordemos que en el pasado no muy lejano, la religión era el opio de los pueblos. Es decir, la distractora, la que sometía voluntades, y con ello la autoridad manejaba a la sociedad.

En la actualidad, entre los distractores de los pueblos la religión ha pasado a segundo término, porque el deporte de las patadas la desplazó de ese primerísimo lugar.

El senador Penchyna, está cierto de ello, pero obviamente juega su papel al negarlo.

No hay duda que el tiempo que dure el Mundial, la radio, la televisión, la prensa escrita y el Internet, bombardearán de futbol a la población del planeta. México no será la excepción.

Con ello, las otras noticias definitivamente no serán noticia.

De esta forma, los mexicanos desayunarán con futbol, comerán con futbol, cenarán con futbol y se acostarán pensando en futbol.

Independientemente de cómo le vaya a la selección representativa de los intereses privados del país, todos los medios de comunicación, durante un mes, distraerán a la población de lo que ocurre en materia económica, financiera, de los problemas sociales, así como del acontecer político.

A David Penchyna se le debe recomendar que no ofenda la inteligencia de los mexicanos.

Porque esa ave tiene plumas de pato, patas de pato y camina como pato…

Gustavo Madero no comparte el poder

Todo indica que Gustavo Madero aprendió que la ingenuidad en política no es una virtud que se aplauda.

Seguramente, el reelecto dirigente del Partido Acción Nacional, estudió muy bien lo sucedido a su tío-abuelo, Francisco I. Madero, quien no escuchó las advertencias que le hacían en torno a Victoriano Huerta, cuyo pasaje histórico la mayoría de los mexicanos conocemos.

No es remoto que con este contexto familiar, Gustavo Madero (ojo, no es lo mismo Gustavo A. Madero), hizo lo propio para integrar la Comisión Permanente de Acción Nacional y con ello marginar a los incondicionales de Felipe Calderón Hinojosa, entre los que se encuentran el propio Ernesto Cordero, Juan Manuel Oliva, Javier Lozano y Roberto Gil Zuarth.

Una de las agraciadas para conformar la Permanente panista, es la excandidata presidencial, Josefina Vásquez Mota, quien según el maderismo, no representa riesgo alguno.

De esta manera, el líder nacional blanquiazul, hizo una carambola de dos bandas.

El PAN continuará convertido en partido a disposición. Además,   esta organización política de derecha hace nada para evitar la grieta que empieza a separar al panismo en “buenos” y malos.

El maniqueísmo puro, pues.

Con todos estos elementos, Gustavo Madero, se convirtió en su propio sastre, porque se hizo un traje a la medida, en el que por cierto hasta el tenebroso Miguel Ángel Yunes ya es parte de la cofradía.

Otra realidad es que a Madero no le gustan las sesiones espiritistas.

¿Cuál operación cicatriz?

Fausto Vallejo y una dimisión casi segura

Quienes afirman que los vacíos en política de cualquier manera se llenan, no se equivocan. Es el caso michoacano, donde a partir del 2012 se generó rápidamente un enorme vacío de autoridad.

Este hueco, por cierto, tardó más de 600 días en llenarse.

Así, el 15 de enero de 2014, se creó la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral en el Estado de Michoacán, tarea que le fue encomendada al entonces titular de la Profeco, Alfredo Castillo.

La semana pasada, Fausto Vallejo, gobernador de Michoacán, anunció que durante este mes viajará a Estados Unidos para realizarse un chequeo médico a un año del trasplante de hígado del que fue objeto.

Si alguien sabe leer entre líneas, el todavía mandatario estatal michoacano, aportó pistas de su próxima renuncia o licencia al cargo.

Durante la conferencia de prensa que ofreció, el pasado 30 de mayo, para dar a conocer su viaje a la Unión Americana, entre otras cosas dijo:

“Lo que recetan los doctores es tranquilidad y reposo, cosa que no hemos podido tener, porque el estado no puede pararse…”

El alejarse del gobierno michoacano, sería la decisión más acertada que Fausto Vallejo haya tomado durante su vida política, la cual prácticamente culminó el 15 de febrero del 2012, cuando asumió la gubernatura.

Hagan sus apuestas, señores.

Mejor una campaña: ‘No te escondas Mancera’ 

“No le des la espalda, dale pecho”, es la campaña publicitaria de “convencimiento” a las madres de familia de la Ciudad de México para que amamanten a sus hijos en la etapa de lactancia.

Independientemente que se haya retirado o no la propaganda de marras, hay cosas rescatables:

Fiel a su costumbre, el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, nuevamente ha metido su cabeza en algún hoyo o cerró los ojos para que nadie lo vea y con ello evitar explicaciones obligadas, porque definitivamente en su escritorio estuvo el “brillante” proyecto de promoción a la lactancia.

De ahí que no sea novedad que su secretario de Salud, Armando Ahued, al poner la cara de ¡¡¡what!!! Soltó una serie de burdas explicaciones que ni él creyó:

Que “nadie de las modelos participantes cobró”.

“Que Jorge Ortiz de Pinedo (una de esas últimas almas caritativas que hay en el país), solamente ayudó”.

Que “la autoridad tiene que informar a las madres de los beneficios de la lactancia” (después de amamantar a sus hijos, tendrán esos cuerpos que se exhiben, obvio, después de una cirugía estética).

Que “el sector salud del DF  detectó que varias mujeres estaban desnutridas y no producían leche, por ello se hicieron canastas nutritivas para que tuvieran nutriente y así producir leche”.

Armando Ahued, con sus “aclaraciones” parecía estar en una especie de arenas movedizas, pues entre más se movía, más se hundía.

De todo este caso, lo real, importante  y lamentable, es que 400 millones de pesos fueron tirados al caño para la fracasada campaña, bueno, eso dicen los que saben.

Ni dude que las modelos y Ortiz de Pinedo, sean amigos o conocidos del Doctor MAM, por aquello de que le gusta moverse en esos círculos, donde la vanidad y la frivolidad son la marca de la casa.

El toque final o la cereza del pastel de Armando Ahued, fue el infaltable “usted disculpe”.

El fruto del silencio de Fox y Calderón

Para bien o para mal, todo tiene su premio o recompensa.

Esta puede ser una de las lecturas del largo silencio que hasta ahora han estado obligados a guardar  Vicente Fox y Felipe Calderón.

¿O, alguien ha escuchado y leído alguna declaración de los expresidentes del Partido Acción Nacional?

El leitmotiv del silencio de los inocentes, gira alrededor de un nombre, cuyas iniciales son Amado Yáñez, figura central del caso Oceanografía-Banamex-Citi Group.

Esta bomba, que al final fue un petardazo, estalló a fines de febrero. En esa ocasión, se habló de un fraude a Citi Group, por 400 millones de dólares.

Amado Yáñez, fue perseguido intensamente, hasta que apareció por voluntad propia en la sede de la PGR, institución que lo mantuvo en severísimo arraigo domiciliario en el conjunto residencial de Las Brisas del puerto de Acapulco.

Originalmente fue sentenciado a 40 días de arraigo, pero las condiciones que padecía eran tan difíciles (más o menos como en Guantánamo), que se le aumentaron 240 horas más de castigo.

Al final, la PGR a cargo de Jesús Murillo Karam decidió que por los delitos cometidos,  el señor Yáñez alcanza una fianza de 80 millones de pesos (pecata minuta para un hombre de gran fortuna y amigos importantes).

Así, pues, el caso Oceanografía fue un petardo envuelto en una bomba… o, más o menos, un parto de los montes.

Y Fox y Calderón no volverán a abrir la boca por un buen tiempo. Se les había olvidado la regla oro del sistema político, la cual consiste en que los exmandatarios deben y tienen que guardar silencio.

En otras palabras, para tener el pico largo, hay que tener la cola corta, decía el clásico.

Así de simple.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Ene 4, 2015
Lectura 7 min

Dic 22, 2014
Lectura 9 min

ELSARCóFAGO

Raúl Salinas y el ‘usted disculpe’

El Faraón


Dic 22, 2014 Lectura 9 min

Dic 14, 2014
Lectura 9 min

ELSARCóFAGO

¿Qué hacer?

El Faraón


Dic 14, 2014 Lectura 9 min

Dic 7, 2014
Lectura 9 min

ELSARCóFAGO

El PRI, el América y la impunidad

El Faraón


Dic 7, 2014 Lectura 9 min

Comentarios