Parálisis beneficia a Pemex

Las posibles sanciones a las que se enfrentaba Pemex por su participación en el mercado nacional de turbosina fueron suspendidas

Las posibles sanciones a las que se enfrentaba Pemex por su participación en el mercado nacional de turbosina fueron suspendidas

Comparte esta nota

Las posibles sanciones a las que se enfrentaba Petróleos Mexicanos (Pemex) por su participación en el mercado nacional de turbosina fueron suspendidas debido a la falta de nombramiento de comisionados en la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), lo que acaba beneficiando a la empresa del Estado.

Resulta que, para resolver este tipo de procedimientos sancionatorios, la Ley Federal de Competencia Económica establece que se requiere el voto a favor de al menos cinco comisionados del órgano de gobierno, pero, debido a la falta de una propuesta del Ejecutivo federal para nombrar a nuevos comisionados, el trámite ya no pudo avanzar. Actualmente, la Cofece cuenta con únicamente cuatro de los siete comisionados.

El procedimiento data de marzo de 2022, cuando la autoridad investigadora de la Cofece emitió un dictamen preliminar mediante el cual concluyó que existían elementos para determinar preliminarmente la falta de condiciones de competencia efectiva en dicho mercado, por lo que propuso medidas correctivas para eliminar las barreras a la competencia, sin embargo, el proceso se detuvo tras la integración del expediente y se suspendió el plazo, hasta que se cuente con el mínimo de comisionados requeridos, una situación que no se ve para cuándo.

Además del tema en Cofece, preocupan otros nombramientos pendientes, como en el INAI, y sobre todo que esta parálisis podría obedecer más a temas políticos que de otra índole. ¿Será?

Lejana autosuficiencia

Un informe de la organización Mexico Evalúa advierte que la anhelada autosuficiencia energética planteada por el actual Gobierno federal podría no alcanzarse a finales de sexenio, a pesar del próximo inicio de operaciones de la Refinería Olmeca y la compra de Deer Park.

El estudio proyecta que, incluso, para finales de 2024, fecha en que habrá transición en el gobierno, el país aún tendría que importar alrededor de 20 por ciento de sus combustibles, aunque, eso sí, también refiere que la importación de éstos se ha reducido hasta en una tercera parte durante el actual sexenio.

Los cálculos, incluso, son considerando que hacia finales de esta administración la red de refinerías pueda estar operando a 80 por ciento de su capacidad, por lo que el pronóstico podría ser optimista.

Salir de la versión móvil