¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión
Gianco Abundiz

Llamadas a deshoras; insultos; amenazas; intimidaciones; en fin, una serie de estratagemas son utilizadas por personas sin escrúpulos que creen que amedrentando a la gente lograrán que se paguen los adeudos.

Yéndonos por partes es muy importante enfatizar que se deben cumplir los compromisos y que si debemos dinero tendremos que pagarlo hasta el último centavo; esto es una condición sine qua non. Y en este sentido sigo siendo un convencido que, en el mundo actual y particularmente en nuestro país, somos mayoría los individuos decentes.

Pero una cosa es deber y reconocerlo y otra muy distinta es que me hagan sentir un ladrón por no poder liquidar a tiempo las deudas. Literalmente no me puedo sacar la sangre de las venas cuando tengo algún problema económico. Primero está, como dice la Divina Providencia, casa, vestido y sustento. Entre comprar la comida y pagar lo que debo es obvia la respuesta.

¿Cómo funciona el proceso de cobranza? Cuando caes en morosidad las instituciones financieras internamente te buscan para que pagues. Normalmente lo hacen en un tono conciliador, pero es casi imposible que te ofrezcan planes de apoyo o reestructuras de inmediato por lo que habrá que esperar a que transcurran varios meses.

Si no logran cobrarte a los tres meses, tu asunto lo pasan a un despacho que se encargará de hacer hasta lo imposible por recuperar el dinero. Y justo es ahí donde empiezan los problemas. Si pasan varios meses más y siguen sin recibir el pago entonces las instituciones venden la cartera a un costo evidentemente menor que el del monto original, pero como dice la sabiduría popular: “de lo perdido, lo que aparezca…”.

Siendo “dueños” de esa cartera estas empresas se valdrán de todo para hacer que liquides tus deudas, e insisto que debemos de pagar lo que en algún momento compramos y disfrutamos. Aquí es bueno señalar que nunca de los nuncas liquides una deuda con un monto menor al inicial pues estarás generando un quebranto que quedará manifestado en tu historial crediticio.

Por todo lo anterior es importante saber que si tenemos problemas de dinero hay que dar la cara, acercarse a las empresas a las que les debo y negociar cuando estén dispuestas a hacerlo. Por otro lado, también es fundamental que conozcas que las deudas de carácter mercantil no son meritorias de cárcel. ¿Te pueden embargar? Solamente que debas miles y miles de pesos, pues de otra forma les cuesta mucho este proceso, además del tiempo de la orden judicial.

No olvides que la gente decente paga, pero hazlo acorde a tus posibilidades reales y habiendo negociado una buena restructura junto con un accesible plan de pagos.

Recuerda, “No es más rico el que gana más, sino el que sabe gastar”.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Oct 16, 2020
Lectura 3 min

Gianco Abundiz

El Día de Muertos

Gianco Abundiz


Oct 16, 2020 Lectura 3 min

Oct 9, 2020
Lectura 3 min

Gianco Abundiz

No compres seguros

Gianco Abundiz


Oct 9, 2020 Lectura 3 min

Oct 2, 2020
Lectura 3 min

Gianco Abundiz

Llegando al Polo Sur

Gianco Abundiz


Oct 2, 2020 Lectura 3 min

Sep 25, 2020
Lectura 3 min

Gianco Abundiz

Siguen peleando por las Afores

Gianco Abundiz


Sep 25, 2020 Lectura 3 min

Comentarios