Gracias a información obtenida por el hackeo al gobierno -Guacamaya leaks-, revelé en #LaContraMañanera una presentación de la Secretaría de la Defensa Nacional denominada “Proyectos del Grupo Aeroportuario, Ferroviario y de Servicios Auxiliares OlmecaMaya-Mexica SA de CV”. Ahora les explico:

El documento emitido por dicha secretaría permite conocer que, aunado a lo que ya administran (cuatro aeropuertos y el Tren Maya), ahora tendrá a su cargo servicios turísticos a través de desarrollos hoteleros, parques, museos y, además, contarán con una aerolínea comercial.

Sin duda, los caprichos del presidente López Obrador no tienen límites porque pretende utilizar el avión presidencial para fines comerciales.

Sí, ese avión que se rifó y ha estado a la venta desde que inició esta administración. Es una inversión de alto riesgo y con más pérdidas que beneficios, según el propio documento.

El uso del avión presidencial podría tener resultados deficitarios por aproximadamente 500 mil pesos por cada hora de vuelo. Eso, sin sumar que los gastos por mantenimiento y capacitación costarán 165 millones de pesos a los mexicanos. Para obtener ganancias, se deberá ofertar el boleto a niveles tarifarios altos.

La propia Sedena expone que el uso de la aeronave para estos fines es inviable y presenta como opción de uso destinarla para apoyar acciones gubernamentales.

En lugar de echar a andar esta necedad del Gobierno deberían construir un hospital de primer nivel o adquirir cuatro mil 700 patrullas o más de 125 mil quimioterapias al año.

Ni la seguridad, ni la educación, ni la salud son importantes para este gobierno. Lo importante es hacer una aerolínea que será un fracaso, sin vuelos, sin combustible y que endeudará aún más las arcas del Estado.

Además, también he sacado a la luz que existe un documento de la Sedena que se llama “Estados Financieros 2022”, y muestra que el AIFA ha logrado ingresos solamente por 19 millones de pesos y ha recibido transferencias por 342 millones. Es el peor negocio. Los mexicanos están pagando las necedades de AMLO.

Por otra parte, en el “Informe de Gestión”, que también podemos encontrar como parte del hackeo, se muestra que en el segundo trimestre del año el AIFA ha tenido solamente mil 80 vuelos (539 llegadas y 541 salidas), en contraste con los alrededor de mil que se realizan cada día en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Así de terrible es el capricho de López Obrador.

Queda claro que López Obrador está encaprichado, dejando de lado el bienestar de los mexicanos. Lamentable.