¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El día de ayer el tesorero del Estado, Rodolfo “El Maromas” Gómez, dio a conocer los resultados de la auditoría que se le practicó al portafolio de inversiones del Isssteleón.

La revisión realizada por el despacho Mancera Ernst & Young sólo confirmó lo que ya se sabía: el quebranto financiero en este organismo supera los 300 millones de pesos.

Este hoyo fue ocasionado por la compra irresponsable de instrumentos bursátiles de hipotecarias como Metrofinanciera e Hipotecaria Su Casita, que perdieron su valor en el mercado.

Y el escándalo ventila una vez más el nombre de Luis Francisco González Parás, hermano del ex gobernador Natividad González Parás, el mismo que hoy se promueve para ocupar la Secretaría de Educación Pública con el presidente electo Enrique Peña Nieto.

En el 2007, cuando Isssteleón invirtió en estos instrumentos que se desplomaron, Natividad era gobernador de Nuevo León y Luis su hermano, era secretario del Consejo de Metrofinanciera.

¿Tráfico de influencias de los González Parás? El abogado Luis Francisco González Parás alega que no, que él formaba parte del Consejo de Metrofinanciera, pero que no influía en las decisiones.

El mismo argumento que soltaba cuando esta misma empresa, propiedad de Ramiro Guzmán pretendía desarrollar Valle de Reyes en la Huasteca.

El optimismo del contralmirante

El contralmirante de la Marina, Augusto Cruz Morales, pecó de optimismo en las primeras declaraciones públicas que hizo como secretario de seguridad del municipio de Monterrey, que encabeza ya la alcaldesa Margarita Arellanes.

Cruz Morales solito se puso la soga al cuello y se comprometió  a bajar en un plazo de dos meses los índices delictivos.

Sí, leyó bien, dos meses. Y Cruz Morales lo dijo sin conocer la ciudad.

Vamos esa eficacia ni Giuliani ni Bratton en sus mejores épocas.

Lo primero que tiene que aclarar el contralmirante es qué instrumento utilizará para asegurar en dos meses que se bajaron los delitos en Monterrey o se incumplió con la meta, porque en Nuevo León no existe ninguno confiable.

La verdad el contralmirante no debería de hablar así y mejor dedicarse a trabajar en la depuración de la Policía Regia, que es donde está el principal problema del Municipio de Monterrey.

Y claro de paso también conocer algo de la ciudad.

Designaciones en el Congreso

Los panistas y priistas siguen repartiéndose los puestos en el Congreso del Estado bajo la misma premisa: uno para mí y otro para ti.

Esta semana Fernando Sifuentes fue designado director de Comunicación Social, dos meses después de haberse instalado la actual Legislatura.

Sifuentes es un panista de todas las confianzas de Juan Carlos Ruiz, el coordinador del PAN en el Congreso.

Sifuentes fue jefe de prensa en el PAN de Nuevo León durante la presidencia de Ruiz y después realizó  funciones similares en la Secretaría de Ayuntamiento de Monterrey, que encabezó el legislador albiazul durante la administración del ex alcalde Fernando Larrazabal.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Jun 12, 2020
Lectura 3 min

Feb 6, 2020
Lectura 3 min

Sep 13, 2019
Lectura 3 min

Sep 12, 2019
Lectura 3 min

Comentarios