La rotunda negativa del PRI de votar a favor de la iniciativa de Reforma Eléctrica propuesta por Andrés Manuel López Obrador y el posterior respaldo de los partidos de oposición a esta postura, deja ya sin ninguna posibilidad a que esta reforma pueda seguir su tránsito legislativo. Pero la negativa vino con la presentación de una contrapropuesta por parte de la coalición opositora Va por México, diferente en puntos clave a la del Ejecutivo federal, pero que podría abrir una posibilidad, aunque sea muy pequeña, de lograr un acuerdo para reformar el sector.

En principio, la primer respuesta de Morena y sus aliados al interior de la Cámara de Diputados fue la de prácticamente descartar que, al menos en esta Legislatura, se pueda dictaminar la propuesta de Va por México; sin embargo, hay algunos legisladores más moderados, como el propio coordinador guinda, Ignacio Mier, quienes han reconocido que lo presentado por el PAN, PRI y PRD puede tener algunos puntos que ven con buenos ojos.

Lo cierto es que el sector sí necesita reglas del juego acorde a los tiempos actuales, por lo que mal harían los legisladores en dejar pasar una oportunidad de construir una reforma de consenso, y que por diferencias políticas se tire por la borda el trabajo legislativo que llevó la construcción de las iniciativas, y también se desechen las propuestas que salieron de los foros de Parlamento Abierto. La puerta, aunque sea un resquicio, parece abierta.

Presentan monitor de energía

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) presentó el Monitor de Energía, una herramienta que ofrece información actual proveniente de fuentes oficiales relacionada con el mercado energético.

En este mecanismo se podrán consultar algunos indicadores como costos de generación eléctrica por tipo de productor y tipo de tecnología, los precios en el Mercado Eléctrico Mayorista por estado, datos de emisiones del sector energético; precios de los combustibles por entidad federativa y los presupuestos de las instituciones del sector energético.

Ya desde su puesta en marcha la herramienta ha permitido identificar algunos datos muy relevantes de cómo se encuentra la industria y hacia dónde va, y la intención a largo plazo es que pueda facilitar la toma de decisiones para la iniciativa privada, los hacedores de política pública y la sociedad civil.