¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión
Nacional
Redes Monterrey

Pero se trata sencillamente de una nueva maroma financiera que pretende conseguir algo de oxígeno y bajarle la presión a los pagos y compromisos que tiene la administración.

El estado de Nuevo León se quedó sin dinero y está en crisis.

Está pagando hoy los excesos del pasado que se dieron durante el sexenio del ex gobernador Natividad González Parás.

Hace una semana escribimos aquí que las finanzas en el Gobierno del Estado no aguantaban más y que estaban a punto del colapso.

También escribimos que la deuda a corto plazo con los proveedores cada día crecía más y que las arcas estatales se estaban quedando vacías.

Y que conseguir el dinero para cubrir cosas tan básicas como la nómina estatal se estaba convirtiendo en una misión imposible para los funcionarios estatales.

Esta fue una de las razones por las cuales Othón Ruiz Montemayor decidió abandonar el barco de la Tesorería del Estado e inventarse de la noche a la mañana un proyecto de candidatura a la alcaldía de San Pedro.

El viernes el gobernador Rodrigo Medina confirmó la grave situación financiera del Estado.

El mandatario envió una solicitud urgente al Congreso para que le autorice contratar un crédito de hasta mil 780 millones de pesos.

Claro que el Estado trató de justificar el préstamo al argumentar que lo utilizará para poder acceder a los recursos del Fondo de Apoyo para Infraestructura y Seguridad.

Pero se trata sencillamente de una nueva maroma financiera que pretende conseguir algo de oxígeno y bajarle la presión a los pagos y compromisos que tiene la administración.

El crédito que está solicitando Medina a los diputados duplica el monto que Nuevo León proyecta recibir a través de esta bolsa que se repartirá entre los 32 estados.

En el mejor de los casos, Nuevo León recibirá de este Fondo este año mil millones de pesos.

¿Qué hará con el resto del dinero en caso de que los diputados le aprueben este nuevo endeudamiento?

El Estado dice que lo invertirá en escuelas, obras, programas sociales, pero estos recursos sólo tienen la finalidad  de cubrir el gasto corriente del Estado.

La situación es tan crítica en el Estado que en algunas dependencias ya no hay ni hojas de papel… para imprimir los documentos oficiales.

ELIZONDO EN BUSCA DEL PAN

El senador Fernando Elizondo tiene en la mira la presidencia del PAN de Nuevo León.

En octubre concluye la presidencia de Sandra Pámanes como dirigente estatal del PAN, por lo cual los panistas tendrán que elegir un nuevo líder con miras a las elecciones estatales del 2015.

Elizondo en septiembre finaliza su cargo de senador y según algunos panistas consultados está considerando contender por la presidencia del PAN.

Tras desairar la candidatura a la alcaldía de San Pedro, cargo al que declinó para no perjudicar las aspiraciones de su cuñado Luis David Ortiz, Elizondo ahora estaría trabajando para concretar este proyecto político.

Sin embargo, Elizondo tendrá un problema y es que no existe la posibilidad de que sea designado de manera directa como dirigente estatal del PAN.

El ex candidato panista a la gubernatura tendrá, ahora sí, que conseguir los votos suficientes de los panistas que integran el Consejo estatal del partido si pretende este nombramiento.

Y hay que recordar que este órgano panista en Nuevo León está controlado por la llamada neocúpula albiazul, encabezada por Fernando Larrazabal, Raúl Gracia y Zeferino Salgado.

Y la Santísima Trinidad  ya tiene perfilado a su candidato para la presidencia del PAN y no es precisamente el senador Fernando Elizondo.

Se trata del ex alcalde de San Nicolás, Zeferino Salgado, quien en octubre precisamente concluye su gestión como director del Centro SCT de Nuevo León.

Hagan sus apuestas.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Jun 12, 2020
Lectura 3 min

Feb 6, 2020
Lectura 3 min

Sep 13, 2019
Lectura 3 min

Sep 12, 2019
Lectura 3 min

Comentarios