¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

La bancada de Movimiento Ciudadano (MC), que dirige Luis Donaldo Colosio Riojas, perdió la brújula cuando subió al pleno del Congreso local para presumir una iniciativa de reforma para eliminar las diputaciones plurinominales.

Colosio Riojas señala que la diputación plurinominal es una regresión a un sistema político arcaico que no existía en Nuevo León, pero se le olvida que ahora es parte de ese sistema y, gracias a eso, hoy la bancada que encabeza tiene cuatro diputados por la vía “pluri” y de representación proporcional. Es decir, que no llegaron al Legislativo por el voto directo ciudadano.

Se trata de los diputados Horacio Tijerina, Karina Barrón, Mariela Saldívar y Arturo Bonifacio de la Garza, quienes obtuvieron su escaño sin tener una aprobación de la ciudadanía para llegar a ese cargo.

Si están tan en contra de esta legislación, y les incomoda llegar a una diputación por esa vía, bien valdría la pena preguntarles: ¿por qué no renuncian a su curul?

Habría que recordarle a los legisladores emecistas que, bajo su propia perspectiva, también podría considerarse una regresión la reelección de los diputados, lo cual tampoco estaba considerado en Nuevo León, pero la derogación de la reelección legislativa ni siquiera está incluida en su iniciativa, es decir, no buscan eliminar esa figura.

El coordinador de MC aclaró que su iniciativa no es una incongruencia sino que obedece a una exigencia ciudadana. ¿Acaso los ciudadanos que “exigen” que terminen con los pluris apoyan la reelección?

¿Estará en los planes de los legisladores del partido naranja buscarla?

Sanción a ‘El Bronco’ ¿prioritaria?

Después de que en la inauguración de los trabajos del primer periodo ordinario de sesiones del segundo año Legislativo en el Congreso de Nuevo León, los representantes de los diferentes grupos parlamentarios señalaran que una de sus prioridades será la sanción al gobernador Jaime Rodríguez Calderón y al secretario General de Gobierno, Manuel González, ahora los legisladores parecen ser más cautos en sus declaraciones.

El coordinador panista Carlos de la Fuente, quien también preside la Comisión de Coordinación y Régimen Interno, señaló que los legisladores tendrían que actuar con cautela para definir de mejor forma las sanciones a los funcionarios.

Incluso, al ser cuestionado por una fecha, el legislador blanquiazul no quiso comprometerse, aunque al final se aventuró a adelantar que el análisis del procedimiento jurídico les pueda llevar al menos dos semanas, pero de momento no hay ninguna claridad, ni algún acuerdo para arrancar el procedimiento.

Al parecer los diputados prefieren pasarse de precavidos.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios