¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

El mandatario michoacano Fausto Vallejo no tiene límites en cuanto a su manera de ser y de actuar. 

Debe estar consciente que al mentir deliberadamente se convierte en perjuro, pues al tomar posesión juró respetar y hacer respetar la constitución estatal y las leyes que de ella emanan.

Resulta que en la publicidad y propaganda a nivel nacional, el ejecutivo de Michoacán que se la ha pasado más tiempo visitando hospitales para sacar adelante su salud física –cosa bastante loable– presume o informa de asuntos que solamente están en su imaginación y en la de su segundo de a bordo, Jesús Reyna.

Entre sus logros más importantes, el gobernador Vallejo destaca el “Desarrollo para todos (sic) y equidad entre las regiones (resic)”.

Puede haber desarrollo y equidad en un territorio, como Michoacán, donde hoy más que  nunca se patentiza el vacío de poder debido a la fuerza inaudita que tuvieron grupos de la delincuencia organizada. Esta es la primera pregunta. 

En este Segundo Informe, los agoreros triunfalistas del vallejismo, difunden que durante los últimos 365 días los michoacanos vivieron una “Gobernabilidad con amplia participación social (…)”.

Alguien en México, en general, o en tierras tarascas, en particular, puede hablar de gobernabilidad cuando para el Gobierno Federal, más que necesario, resultó indispensable enviar al ahora exdirector de la Procuraduría Federal del Consumidor, Alfredo Castillo, como Comisionado Especial para atender los asuntos de política interna que le fue imposible enfrentar y solucionar al hoy mandatario informante. Esta es otra pregunta.

“Una economía sustentable al servicio de los michoacanos”, es otro punto a destacar en el ¿informe? de Fausto Vallejo.

De todos es conocido que durante los últimas semanas los grupos de autodefensas, junto con las fuerzas oficiales del orden, avanzan y recuperan las plazas (una de las últimas fue Apatzingán) que estaban controladas por la delincuencia organizada, por lo cual se deduce que en los últimos meses la economía en esa entidad está o se estaba cayendo como piano, pues la inestabilidad o el vacío de autoridad provocó que la población empezara a abandonar sus lugares de origen y de trabajo.  De estos hechos se derivan más interrogantes ¿cuál economía? ¿Qué sustentabilidad?

“Una sociedad con mayor calidad de vida”, es otro de los slogans triunfalistas de Fausto Vallejo. De este concepto, habría que preguntarles a los habitantes de la zona de Tierra Caliente.

Lo grave de todo este esquema “informativo”, es que en el oficialismo michoacano están convencidos que  los “informados” se tragarán las enormes mentiras de una autoridad que hoy es rescatada por el Gobierno Federal. 

Todo en el PAN es una “pachanga”

Se llama Jorge Luis Preciado Rodríguez y es incondicional de Gustavo Madero.

Tiene como responsabilidad coordinar la bancada del Partido Acción Nacional en el senado de la República, y como tal debe ser ejemplo de las virtudes del panismo como legislador, como político y como persona.

Sin embargo, como senador, mostró su verdadero talante.

Como político, exhibió la cara de un cínico.

Y como persona, Jorge Luis Preciado Rodríguez lució inmadurez, irresponsabilidad, imprudencia y ausencia de sentido común, que dicen los especialistas debería ser el más común de los sentidos.

Porque la fiesta o el “reventón” que encabezó en las instalaciones faraónicas del Senado de la República para festejar a su señora esposa, hablan de lo que aspira a ser, o es, el “nuevo” Partido Acción Nacional. Una organización política frívola, sin ideología y excesivamente pachanguera.

Preciado Rodríguez salvó prestigio y honor al ofrecer disculpas por lo ocurrido en las instalaciones de la Cámara Alta, no sabe qué alivio fue para los mexicanos (perredistas, priistas, panistas,  petistas, del Movimiento Ciudadano, de Morena, del Verde y del Panal) este acto de contrición… 

Después de esto, Jorge Luis ya puede aspirar a la Presidencia de la República.

El “reventón” en el senado, es uno. Pero hay otra “pachanga” que viven, gozan y se divierten en Acción Nacional con el asunto del próximo cambio de dirigencia, si es que lo hay.

En ese “bailongo” de sucesión al interior del blaquiazul, se mueven en todos los ritmos Josefina Vásquez Mota, Javier Lozano, Roberto Gil Zuarth (a quien se le ha visto “cabildear” en El Veranda del San Ángel Inn), Juan Manuel Oliva, Juan Molinar Horcasitas, Luis Alberto Villarreal, Luisa María Calderón, Jorge Luis Preciado (si de “reven” se trata, no puede faltar) y Ernesto Cordero. 

Actualmente, el PAN es una caricatura de lo que en los 70 y en los 80 todavía era esta organización política. 

Lo que han dejado Madero, Cordero, Luisa María, su hermano Felipe “El Guerrero Vengador” y Vicente Fox, son simplemente polvos de aquellos lodos del panismo.

Marginados del sector salud

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), informó de cifras interesantes:

De 49 millones 576 mil personas que conforman la población ocupada del país, el 64 por ciento, que equivale a 31 millones 622 mil mexicanos y mexicanas, declararon no tener acceso a servicios de salud. Los números corresponden al tercer trimestre de 2013.

Hemos supuesto que la cobertura nacional de salud es uno de los puntos prioritarios en la jerarquía de la Federación, a partir del 1 de enero de 1944, fecha en que inició actividades el Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS.

Son 70 años el lapso de su nacimiento a la fecha. Por supuesto que la población se ha multiplicado a partir de la creación del IMSS, pero algo ocurrió porque las necesidades rebasaron totalmente a los satisfactores.

No olvidemos que por esta institución de salud pública han pasado 19 directores generales, desde Vicente Santos Guajardo hasta el actual, José Antonio González Anaya.

Este cargo también ha sido ocupado por Ignacio García Téllez, Antonio Ortiz Mena, Ignacio Morones Prieto, Carlos Gálvez Betancourt, Jesús Reyes Heroles, Arsenio Farell Cubillas y Ricardo García Sainz. 

Pero después algo extraño ocurrió o no se le dio la importancia que tiene, porque este importante cargo fue ocupado por políticos de muy bajo perfil, los que se mostraron incapaces de confrontar un reto excepcional, que es la salud de millones de mexicanos. 

Así, llegaron Mario Luis Fuentes, Genaro Borrego Estrada, Emilio Gamboa, Santiago Levy, Fernando Flores, Daniel Karam y Juan Molinar Horcasitas, quien por cierto administraba el IMSS cuando se registró el incendio de “La Guardería ABC” de Hermosillo, Sonora, donde murieron 49 niños; ¿estos extitulares podrían ser resultado del neoliberalismo?

Por ello, cuando la Encuesta Nacional de Ocupación y Empelo revela que el 64 por ciento de la población ocupada de México (más de 31 millones de personas) carecen de servicios médicos, lo cual quiere decir que después de Manuel Ávila Camacho algunos otros responsables de la Presidencia de la República relegaron al Seguro Social, y los resultados se encuentran en las estadísticas de la ENOE.

De la senadora Iris Vianey Mendoza 

La fotografía en la que aparece la legisladora perredista, Iris Vianey Mendoza junto con la cantante Melissa Plancarte y en medio de ellas otra mujer, por cierto, las tres vestidas de amarillo (¿todas perredistas?), nos hicieron recordar aquellos bailes conocidos como de “Blanco y Negro”, reuniones en los que nadie tenía que salirse del libreto.

En su defensa, la senadora Mendoza afirma que el color de su vestido fue porque así lo sugirió el protocolo de la celebración. Nada más, nada menos.

Iris Vianey exige, demanda, pide y sugiere, que se realice una investigación para aclarar este asunto nada menor y para ello solicitó la intervención de las autoridades correspondientes.

Sobre este caso entró a escena Jesús “El Chucho” Zambrano, quien también se pronunció por llegar al fondo de estos hechos, mejor dicho del origen de la fotografía, así como de la relación que pueda existir entre Iris Vianey Mendoza y Melissa Plancarte.

Y como el que con leche se quema hasta al jocoque le sopla, el exguerrillero Zambrano, dirigente nacional del PRD, esta vez se mostró cauteloso, pues todavía se recuerda el caso del perredista Julio César Godoy Toscano, quien para convertirse en diputado federal fue metido en la cajuela de una camioneta al Palacio Legislativo de San Lázaro.

Posteriormente, durante una sesión fast track, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó desaforar a Godoy Toscano, acusado por la Procuraduría General de la República (PGR) de tener vínculos con el crimen organizado.

¿Y Manuel Velasco Coello?

Los informes procedentes de Chiapas dan cuenta de siete linchamientos en menos de un año en esa entidad (el último fue el pasado 6 de febrero), donde la frivolidad se ha convertido en la madre de todo el gabinete.

El joven mandatario Velasco Coello habla del equipo de futbol “Jaguares de Chiapas”. Explica de cómo y en cuánto sale exhibirse en las revistas que lee la “gente bonita”. 

Pero cuando le tocan el tema de los linchamientos en diferentes municipios del estado, enmudece.

La falta de palabras parece un mensaje claro, en el sentido de que el linchamiento no es parte de una entidad que tiene claros “Cuatro Ejes para su Desarrollo”: frivolidad, frivolidad, frivolidad y más frivolidad.


* Esta opinión no refleja la del periódico

Notas relacionadas

Ene 4, 2015
Lectura 7 min

Dic 22, 2014
Lectura 9 min

ELSARCóFAGO

Raúl Salinas y el ‘usted disculpe’

El Faraón


Dic 22, 2014 Lectura 9 min

Dic 14, 2014
Lectura 9 min

ELSARCóFAGO

¿Qué hacer?

El Faraón


Dic 14, 2014 Lectura 9 min

Dic 7, 2014
Lectura 9 min

ELSARCóFAGO

El PRI, el América y la impunidad

El Faraón


Dic 7, 2014 Lectura 9 min

Comentarios