Si algo bueno tuvo la Ley de Ingresos este año fue eliminar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) a los productos de higiene femenina. Una exigencia ciudadana escuchada y acompañada por todos los grupos parlamentarios.

Y es que pagar impuesto por un producto de primera necesidad es un lujo, considerando que la menstruación es una función natural del género femenino, cuyo ciclo se repite cada mes.

La aprobación de esta iniciativa ciudadana permite que el IVA se reduzca a tasa cero en toallas sanitarias, tampones y copas menstruales, las cuales contaban con una tasa del 16 por ciento.

Gravar los productos de higiene femenina, sin duda alguna, eleva su costo económico, implicando con ello que miles de mujeres no lo puedan pagar cuando la menstruación es una condición biológica y natural de nuestro género.

Por eso es bueno reconocer el trabajo intenso y constante que hizo el colectivo Menstruación Digna, al impulsar y diseñar una iniciativa en beneficio de todas las mujeres del país. Una propuesta que desde hace un año fue presentada y que, hasta ahora, se hace realidad.

El impuesto a los productos de higiene menstrual afecta más a las mujeres en situación de pobreza en nuestro país, ya que no pueden comprarlos, lo que podría generar riesgos en su salud.

Está comprobado que niñas y adolescentes que viven en zonas marginadas en México no tienen acceso a estos productos, por increíble que parezca, por eso muchas de ellas en sus días de menstruación no acuden a la escuela.

Cifras oficiales sostienen que más de 43 millones de mujeres, niñas y adolescentes, entre 15 y 50 años, tienen la regla en México, de las cuales, cuatro de cada 10 viven en una situación de pobreza multidimensional.

La asociación Fundar señala que las niñas, adolescentes y mujeres gastan alrededor de 720 pesos en toallas sanitarias al año; y que en los hogares más pobres se destina 1.2 por ciento de su ingreso, comparado con el 0.2 por ciento que gastan los más ricos.

Anahí Rodríguez, vocera de Menstruación Digna, ha dicho que la reducción del IVA “va a hacer justicia” porque no se puede estar pagando por menstruar cada mes; además de que hará más accesible la adquisición de los productos para las mujeres que no tenían la oportunidad de comprarlos.

En entrevista con el diario español El País, Anahí Rodríguez dijo que la eliminación del IVA es el primer paso para alcanzar la gratuidad en estos productos para todas las mujeres mexicanas. Acción que ya está avanzando en Michoacán, Puebla, Tamaulipas, Aguascalientes y Oaxaca, así como en el municipio de Tijuana, en donde las toallas sanitarias y tampones se distribuyen en las escuelas de forma gratuita.

Sin duda alguna eliminar el IVA a los productos de higiene femenina es un gran paso, aunque lo más importante es eliminar los tabúes que hay alrededor de la menstruación y hablar de ésta con nuestras niñas y adolescentes.