¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Es innegable que la negligencia y la deficiencia de funcionarios estatales son las principales causas de que dos de las grandes obras de infraestructura del sexenio de Jaime Rodríguez Calderón estén suspendidas, sin embargo también existen algunas señales que podrían hacer pensar que tras las medidas de Semarnat pudiera haber un trasfondo político.

Tanto el proyecto de interconexión Monterrey-Valle Oriente como la Presa Libertad están suspendidos por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, que encabeza Víctor Manuel Toledo.

Si usted sigue a Jaime Rodríguez en sus redes sociales podrá darse cuenta de que el mandatario estatal es asiduo de visitar la capital del país para sostener reuniones con distintos funcionarios federales para conseguir apoyo a sus proyectos estatales.

¿Sabe cuántas veces se ha reunido “El Bronco” con el titular de Semarnat? Ninguna.

Sí se ha reunido, por ejemplo, con el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, para negociar presupuesto para los proyectos prioritarios de la entidad (también se reunió con Carlos Urzúa antes de su renuncia).

Tuvo un encuentro la semana pasada con el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, con quien trató el tema migrante.

Resulta extraño que no se haya reunido en ninguna ocasión con Toledo desde que asumió el cargo en mayo, aún cuando de esta secretaría depende, en gran parte, la viabilidad de los proyectos de infraestructura del gobierno “independiente“.

Lo cierto es que Toledo no ha querido recibir a “El Bronco” ni parece que el encuentro se pueda dar en un futuro cercano.

¿Se trata de un mensaje de la federación con “El Bronco” como destinatario?

Negociación presupuestal en puerta

Llama la atención que en plena negociación para el próximo presupuesto estatal, en el Congreso comienza una maniobra para sancionar al gobernador Jaime Rodríguez Calderón por desvió recursos humanos para recabar firmas para competir por la presidencia de México.

Ha pasado un año de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó a diputados del Congreso local, sancionar en el sentido de apercibimiento, amonestación, multa, destitución e inhabilitación. En primera instancia los legisladores lo dejaron pasar, pero ahora están obligados a pronunciarse antes de diciembre.

¿Por qué en esta fecha se pide específicamente la destitución de “El Bronco”? No es casualidad.

Nos aseguran fuentes del Congreso, que como cada año, en estas fechas comienza las negociaciones de la repartición de recursos públicos, y que existen reuniones para aterrizar en qué programas se puede beneficiar a los distritos, o bien a los partidos.

En los tres presupuestos estatales el gobernador no ha batallado para sea aterrizado, incluso cada año se le ha aumentado.

Quizás la bancada de Movimiento Ciudadano del Congreso local no ha sido tomada en cuenta por el Gobierno, motivo por el cual el senador Samuel García, quien lidera este grupo de legisladores, no ha quitado el dedo del renglón.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios