¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

A pesar de que el secretario General de Gobierno de Nuevo León, Manuel González, afirma, en cada oportunidad, que no le preocupa la posible sanción que le pueda imponer el Congreso local derivada de la sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación por el caso del uso de recursos estatales para la recolección de firmas para Jaime Rodríguez, lo cierto es que el funcionario sí debería tener razones para preocuparse.

González adelanta, confiado, que él como abogado será el encargado de su propia defensa y que no contratará a nadie más.

Quizá la razón por la cual no piensa acudir a una representación legal es porque desde el principio de la administración, la secretaría a su cargo tiene contratado al despacho Martínez Arrieta, uno de los más prestigiosos en la entidad.

¿Por qué debería preocuparse en primer lugar? Porque si estos abogados son los que han asesorado al gobierno en materia legal, por ejemplo, en los casos contra medinistas o la controversia contra el Sistema Estatal Anticorrupción, pues no han demostrado precisamente su buen oficio.

Es el más expuesto

Otro punto muy importante es que si bien el debate se ha centrado en una posible destitución de Jaime Rodríguez, la realidad es que es Manuel González quien se encuentra más expuesto a una sanción fuerte por parte de los legisladores.

Durante el periodo en que se cometieron las irregularidades señaladas por el Tribunal, quien se encontraba como gobernador en funciones era González, por lo que es señalado como el superior jerárquico de los trabajadores que durante días y horas hábiles se dedicaron a recabar apoyos para la candidatura independiente de “El Bronco”.

Además, de los 572 trabajadores señalados, la gran mayoría laboraban para el programa estatal “Aliados Contigo”, que dependía directamente de la secretaría General de Gobierno. Manuel fue el encargado de gestar este proyecto que en su momento fue señalado como un intento de establecer su propia maquinaria electoral.

Partido de ‘Nico’ va por bastión panista

La asociación Movimiento Ambientalista Más por México, que preside Nicolás Monilledo “Nico” y que aspira a convertirse en partido político nacional, logró concluir con éxito su primera asamblea distrital en el Distrito 10 con sede en Monterrey, Nuevo León.

El hecho de que la primera asamblea haya sido en este distrito es muy significativo, pues se trata de un bastión históricamente panista en la entidad, por lo que el mensaje es que el movimiento va con todo en la entidad.

José Jesús Blanco Durán, suplente de Ramiro González en el Congreso local y quien dejó hace unas semanas las filas de Morena, es el hombre de “Nico” en el estado, y su principal tarea es asegurar el éxito de las asambleas distritales en Nuevo León.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios