Los mensajes encontrados de la consulta de la política energética

Las consultas del T-MEC solicitadas por los gobiernos de Estados Unidos y Canadá por la política energética de México

Las consultas del T-MEC solicitadas por los gobiernos de Estados Unidos y Canadá por la política energética de México

Comparte esta nota

Las consultas del T-MEC solicitadas por los gobiernos de Estados Unidos y Canadá por la política energética de México parecen haber entrado en una zona de incertidumbre donde los mensajes que se envían, principalmente del lado mexicano, podrían no ser cien por ciento certeros respecto a la situación que realmente se vive en las negociaciones.

Sin duda, los cambios que se dieron recientemente en la Secretaría de Economía, con la salida de Tatiana Clouthier, su extitular, y posteriormente de la principal negociadora de las consultas, la subsecretaria Luz María de la Mora, van a implicar un cambio de rumbo en las pláticas, aunque parece que aún no se sabe bien en qué sentido.

Aunque los socios de México ya están en posibilidad de solicitar un arbitraje -ante la falta de un consenso claroparece haber al menos un voto de confianza para intentar llegar a una determinación que convenga a las partes.

Esto, pese a que apenas ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador volviera a mostrarse inflexible a negociar la política energética del país, asegurando que no afecta el acuerdo comercial, cuando Canadá y Estados Unidos señalan lo contrario.

La percepción en la negociación, nos hacen ver, es que el Presidente no puede cambiar su discurso, sobre todo cuando ha basado gran parte del mismo en la soberanía energética, pero se espera que en la negociación real -lo que no se ve- se puedan hacer ciertas concesiones. En los próximas días veremos.

Pemex, más productiva

La meta de eficientar la producción petrolera, e incluso hacer más con menos, parece que se está concretando en Petróleos Mexicanos, pues según lo dado a conocer por el director de la empresa, Octavio Romero Oropeza, en los últimos tres años se ha logrado una reducción de los tiempos de perforación de pozos hasta en un 300 por ciento y con ello se ha adelantado la producción de cada pozo perforado.

El tiempo de exploración en los pozos exploratorios se redujo en 53 días en promedio, dependiendo de la profundidad, y con dicha estrategia se optimizaron y minimizaron los costos.

Uno de los ejemplos de esta estrategia es el del Campo Yaxché, en el que el tiempo de perforación se redujo tres veces desde 2019, y con la disminución del costo de la renta de equipos fue posible adelantar en 64 días la producción de cada pozo perforado.

Salir de la versión móvil