Reporte Indigo

Los inexplicables Medina y la pérdida de Botello

A muchos políticos de Nuevo León les llaman “los inexplicables”.

Porque nada más no pueden explicar sus riquezas en otros estados del país y en el extranjero.
Ahí están el ex gobernador Natividad González Parás y también el candidato derrotado por la Alcaldía de Monterrey Felipe Enríquez.

Ambos pasaron de políticos a hoteleros en Isla Blanca, al norte de Cancún.

Y precisamente en el adjetivo de inexplicable encuadra la fortuna de la familia del gobernador Rodrigo Medina en San Antonio, Texas, inversión que dará mucho más de qué hablar en próximos días.

La injustificable fortuna de Los Medina, familia que pasó de vivir en el barrio de Tampiquito, en San Pedro, a tener fraccionamientos en Texas, continúa sin respuesta, sin un solo argumento del gobernador Rodrigo Medina.

Y mientras en Nuevo León las finanzas siguen desquebrajándose, allá en San Antonio la familia del joven mandatario ya está a punto de reactivar su fraccionamiento llamado Clearwater Ranch.

Además del Sundance Ranch, donde ya venden residencias, tendrían en puerta una nueva inversión de grandes dimensiones para la consolidación del nuevo desarrollo.

Muchos más millones de dólares que inexplicablemente llegaran a crear toda la infraestructura en el fraccionamiento suburbano, donde ahorita solo hay terrenos en breña.

Que porque allá, Los Medina sí son buenos para arreglar asuntos y ya están a punto de conseguir varios permisos que tenían su proyecto detenido.

Autorizaciones que inmediatamente darían más plusvalía a la tierra, siempre y cuando se desarrolle.

Lo que sí es impresionante, es que el gobernador Rodrigo Medina y su padre, Humberto Medina Ainslie (El Notario Desaparecido), mantengan el silencio.

Un silencio que los pone más aún bajo la lupa.

¿De dónde irán a sacar el nuevo capital para invertir en Clearwater Ranch?

Porque es un hecho que hoy ya tienen muchas propiedades allá para hipotecar.

Pero también es verdad que para conseguir todas esas propiedades, no podían garantizar los montos con una casa en la colonia Tampiquito, en San Pedro.

Deben una explicación que definitivamente luce inexplicable.

LA AGUERRIDA BOTELLO

El deceso de la panista Consuelo Botello Treviño de Flores es una pérdida sensible para el blanquiazul.

Porque la dos veces legisladora local y dos federal, fue una de las primeras mujeres del panismo

que más activismo tuvo hacia dentro y hacia fuera del partido.

Además de ser la primera mujer panista diputada local en 1979, es la blanquiazul que más promovió la apertura de género dentro de su propio instituto político.

Y vaya que si lo hizo con vehemencia también en el Congreso.

Todavía hoy la aplanadora priista de los tiempos de principios de los 90 en el Congreso de Nuevo León, debe recordar que Botello se les ponía al tú por tú desde la tribuna a cualquier tricolor.

Su carácter era temido dentro y fuera de la legislatura, pero siempre con argumentos.

Y en cada discurso, propuesta o réplica, exaltaba la igualdad de género en la política.

Exit mobile version