Cuando cumplió 50 años, Marcelo Berenstein decidió parar. Hizo, como él mismo lo dice, un ‘escaneo’ completo de sí mismo. Se había separado de su esposa, tenía dos hijos mayores que ya no lo necesitaban y sentía que su vida en Buenos Aires, Argentina, ya no tenía nada para darle.

Recordó varias cosas que quiso hacer de joven y que ahora podía, por fin, concretar. Se fue a vivir a Paraguay solo, sin nada en las manos, a empezar de cero. “No traje nada más que sueños”, recuerda.

Con 30 años de periodista, siempre quiso tener su bar. Después de los 50, en Paraguay, abrió la mejor cafetería de Asunción. “Mi verdadera vida empezó a los 50”, asegura.

Marcelo Berenstein es periodista, escritor, conferencista y director de Emprendedores.news, un portal de emprendimiento latinoamericano con 17 años de existencia. Coincidí con él hace unos días en un panel por zoom.

Ese día, Marcelo preguntó a la audiencia: ¿Los emprendedores nacen o se hacen? Yo respondí para mis adentros: por supuesto que se hacen con el aprendizaje y la batalla diaria. Pero él tenía otra opinión: “Todos nacemos con capacidad de emprender”, dijo.

Los emprendedores son personas que aprenden a tomar decisiones, asumir riesgos, dominar sus miedos, fomentan su curiosidad, cultivan el arte de investigar para ir más allá de sus límites.

“Lo mismo hacemos los seres humanos en nuestros primeros años de vida”, dice Marcelo, al buscar erguirnos y aprender a caminar por nuestra cuenta. “Pocas cosas necesitan en la vida más dominio del miedo, determinación, curiosidad y autoconfianza que dejar de reptar y ponernos de pie.”

Desde ese momento, dice Marcelo, la vida es un constante emprendimiento diario. Luego crecemos y pasa que muchos de nosotros nos dejamos caer en una zona de confort que anula esa capacidad emprendedora.

Marcelo me hizo reflexionar sobre mi postura anterior, cuando decía que el homo sapiens debía convertirse en un homopreneur. La verdad es que el homo sapiens nació siendo homopreneur.

Todos los días emprendemos. Despertar y decidir levantarte a dar tu batalla diaria es ya emprender. “Tomamos pequeñas decisiones y asumimos riesgos todo el tiempo. Tenemos que elegir siempre entre querer crecer o quedarnos atrapaditos en la jaula de la zona de confort.”

Por eso ahora te invito a que conectes con tu origen, con tu “yo” de niño y recuperes ese espíritu emprendedor que es innato en ti.

Porque el mundo te necesita. “Los emprendedores son los hippies del siglo XXI”, dice Marcelo, y son ellas y ellos los que quieren y pueden cambiar el rumbo del futuro.

“Emprender es hipismo con consciencia social y pragmatismo económico”, afirma.

El testimonio de Marcelo no deja dudas del camino a seguir: “Cruzando los paradigmas del miedo, hay un horizonte de vida plena. Vida plena es reinventarse, recomenzar, recuperar sueños, no perder nunca la energía.”

¿Te atreves a reconectar con tu emprendedor interior, a ser un hippie moderno que quiere cambiar al mundo y a vivir de forma más plena tu propia vida?

Genaro Mejía es periodistadigital y denegocios con más de 20 años de experiencia y LinkedIn Top Voices 2019