Reporte Indigo

FAN PRO

Lo que vale la esencia

El América de Solari es en los números el mejor equipo del futbol mexicano en el año que está por terminar. Sin embargo, no lo es en logros ni en el reconocimiento de los propios fans debido a que no corresponde a la intangible manera del ser: la esencia, que integra los modos y las formas.

Estimado fan, no importa si le vas o no a las Águilas. Quedará para los anales del recuerdo la forma de ganar de Pumas en los Cuartos de Final del Apertura 2021 al enemigo más detestado, que la manera de perder de éste último.

‘Litros’ de tinta virtual se derramaron en redes sociales, para recabar todo el coraje de la legión afectada por la derrota y de las burlas de los antiamericanistas que, contra lo que pudiera pensarse en esta ocasión fue mucho menor que los reconocimientos al triunfador.

El América, históricamente el equipo más ganador en Liga y Liguilla, llegó a una segunda edición de la Fiesta Grande, bajo las riendas del ex ‘Indiecito’ donde se volvió a estampar con el primer adversario en turno, al igual en el torneo anterior de la primera mitad del año, en botines del Pachuca.

Los fans azulcremas basan su desconsuelo en que a pesar de ser el equipo con mejor productividad en el último campeonato, con lo que cerraron como líderes generales.

No pudieron, en cambio, demostrar solvencia para imponerse a Pumas que en un marcado contraste volvió a ser el equipo irreverente capaz de ganarle a cualquiera y llegar lejos con muchos menores recursos que el resto de contendientes.

Los reproches son muchos, pero se pueden agrupar en dos muy grandes ¿Por qué el América jugó a especular en el partido de Ida ante los felinos universitarios? ¿Por qué se convirtió en una escuadra mezquina arrinconada en su campo para anular al rival en lugar de atacarlo?

MUCHOS PUNTOS, LOGROS MÍNIMOS

Apenas a sus 45 años de edad Santiago Solari no es ningún improvisado de la dirección técnica. En su breve trayectoria dentro de esta faceta puede lucir rubros interesantes en su curriculum vitae como fue dirigir al poderoso Real Madrid en La Liga española y en el Mundial de Clubes 2018.

Precedido además de una escuela auténtica de directores técnicos de futbol mundial como es la Renato Cesarini, Solari cumplió todo el proceso que un estudiante aplicado de la casa debe cubrir antes de graduarse al ocupar el máximo banquillo, primero como su integrante, luego como coach de las divisiones menores y al final pudo dirigir 28 partidos al equipo merengue, entre los que cosechó 18 victorias, dos empates y ocho caídas, hasta su salida, el 11 de marzo de 2019.

Suplió como interino al español Julen Lopetegui como jefe madridista el 29 de octubre de 2018 y tras hilvanar cuatro triunfos recibió el espaldarazo para ser estratega oficial del equipo el 13 de noviembre del mismo año.

El infortunio llegó para él con una terrible racha de derrotas que desembocaron en su despido: el 27 de febrero de 2019 cayó 0-3 ante el Barcelona, en el Clásico global dentro de la Semifinal de la Copa del Rey, y tres días después el tropiezo ante los mismo blaugranas fue de 0-1, pero en La Liga. El epílogo de terror se escribió 48 horas después, cuando el Ajax se alzó como su verdugo en los Octavos de Final de la Champions League. Tras vencer en Amsterdam 1-2 perdieron la ventaja de forma estrepitosa en el Bernabéu donde la derrota fue de 1-4, la mayor goleada histórica recibida por el Madrid en su casa dentro del máximo torneo europeo de clubes, para un global de 5-3 para los holandeses.

La directiva del cuadro de la realeza consideró que bajo sus cánones no podría sostenerse a Solari como timonel tas esta seguidilla funesta de resultados y el rosarino pasó a la ventanilla de desempleados, tras comandar un último juego con victoria de 1-4 sobre el Valladolid en la Jornada 27 de la Liga y ver como los acérrimos adversarios estelarizaban el torneo local.

Zinedine Zidane fue regresado como estratega en el feudo albo para retomar al equipo que acabó como tercero de la campaña a ocho puntos del sublíder Atlético de Madrid y a 19 del a la postre campeón Barça.

Sin embargo, no se fue con las manos vacías de su aventura como cerebro merengue, ya que ganó el Mundial de Clubes el 22 de diciembre de 2018.

Con el Real Madrid tuvo 66.19 por ciento de efectividad. Con el América lleva 65.9 por ciento, debido a la suma de sus 26 juegos ganados, por nueve empates y la misma cantidad de tropiezos. De igual manera lleva derrotas en juegos decisivos, como fue en la Final de Concacaf ante Monterrey más las eliminaciones en Cuartos de Final de las dos Liguillas caseras.

PERCEPCIÓN  VS. REALIDAD

No es que Solari desconozca las Liguillas ni el futbol mexicano. Independientemente de que fue tentado por el América en su época de esplendor como futbolista, el Atlante logró ficharlo en su ocaso como jugador de pantalón corto en 2009, un año antes de su retiro.

El tema es que Santiago apostó justamente por ese éxito parcial que es tener a un equipo ganador de puntos. Lo que le falta es aprender a ganar títulos, lo que se puede obtener con una capacidad de reacción inmediata a las vicisitudes que se encuentran en el transcurso de los duelos a muerte.

Llegar a imponer un estilo propio puntista en una entidad donde las formas, al igual que sucede, respetando proporciones, en el Real Madrid y otros equipos grandes del mundo fue demasiado audaz al no ganar los juegos cruciales.

El América, como otras entidades emblemáticas, posee una esencia de marca, la que se puede explicar como el conjunto de valores y principios que se transmiten a sus seguidores y detractores.

En el plano orgánico esta brand essence es incluso gestionada por la gente que toma decisiones en el plano directivo, porque su conjunto de procesos buscan seducir a propios y extraños con un comportamiento específico.

Su contraparte coyuntural Pumas ha hecho todo lo contrario al América en los últimos tiempos: Privilegió la utilización de la cantera algo que le funcionó muy bien en los años 80 y 90, apuntaló su escuadra con un especialista en el tema como Andrés Lillini y con el retorno de un personaje icónico para este club como es Miguel Mejía Barón. 

A la hora de la verdad, resurge un joven como Alan Mozo, cuya efigie rebelde sin causa fuera de la cancha concuerda con la personalidad que resuelve dentro de ella como el killer de los odiados americanistas para echarlos del camino. Pumas recobra su esencia.

El América, en cambio, se vuelve un equipo frío, calculador, que juega a vencer en el filo de la navaja y que al final se corta. No es la esencia del equipo al que le ha llevado más de 105 años convertirse en la escuadra más odiada por su estilo agresivo que propone, que busca goles aunque pueda perder y que le sirvió hasta ahora para sumar más coronas que ningún otro en el balompié nacional. Estas Águilas actuales no se atreverían a pedir que las odien. Es más, se filtró la posibilidad de que Sebastián Córdova, último gran jugador surgido de las fuerzas básicas de Coapa podría ser canjeado por Uriel Antuna para irse a Chivas. ¡Vaya falta de respeto a la esencia e identidad de ambos equipos!

La pregunta millonaria: ¿Debe seguir Solari al frente del América? La primera mitad de la respuesta ya la dio él al decir que no pretende renunciar. La segunda la tiene la directiva, que, si concede, deberá advertir justamente que cualquier integrante de una entidad debe adaptarse a la esencia de la misma y no al revés, porque sería absurdo. Principio básico institucional.

ERROR DE OMISIÓN EN EL TRI

Este columnista estuvo presente en el Estadio Azteca el 30 de noviembre, en la presentación de los nuevos logos de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) y el de su producto estelar, el Tri.

Se confirmó el registro tal como lo pudiste analizar junto con quien esto escribe en la entrega 49 de Fan Pro, publicada el 28 de octubre.

“Como suele suceder, no se puede darle gusto a toda la gente, pero a mí sí me agradó”, expuso el también presente Agustín Martínez de León, director del portal amigo MedioTiempo.com a este periodista.

De acuerdo, pero entonces, ¿por qué la FMF no hace el democrático ejercicio de preguntar por simple cortesía, si gustas, al eslabón más importante en la cadena de esta industria, que es el fan?

Este redactor se dio a la tarea de preguntar algo muy simple, pero contundente, en sus redes sociales –con 360 respuestas en menos de 24 horas y la suma de Instagram, Facebook, Twitter y WhatsApp–. Al cierre de este espacio el asunto quedó en promedio así:  No, 87 por ciento no; sí,13 por ciento.

Parte del respeto a la esencia en el marketing deportivo es tomar siempre en cuenta al fan. #Tsss

Fuentes: Columnas del autor y Fan Datos de CID Consultoría

 

¿Quién es Héctor Quispe?

Periodista y mercadólogo. Dirige CID Consultoría, casa de soluciones en cifras y contenidos enfocados en el fan y su identidad; es MBA en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas, por la Universidad Europea de Madrid; tiene la especialidad de Periodismo Deportivo por el Programa Prensa y Democracia de la Universidad Iberoamericana. Coordina el Diplomado de Periodismo Deportivo Digital en la Escuela Carlos Septién García, y da clases en el de Marketing and Communication for Sports Brands, en la Universidad Anáhuac. Su análisis es consultado por diferentes medios en torno a negocios y deporte: Playboy Latam, Red Forbes, MedioTiempo, Expansión, El País, Fox News, Telemundo, Televisa: Noticieros, Foro TV y TUDN, entre otros. Es coautor del libro “Cómo hacer Periodismo Deportivo. Una visión Iberoamericana”, y publica esta columna cada jueves en la multiplataforma de Reporte Índigo.

Salir de la versión móvil