La reforma a la Ley de Hidrocarburos se ha convertido en la prioridad legislativa, incluso por encima de las reformas para regular el outsourcing, nos dicen. Los diputados de Morena tienen la encomienda presidencial de sacar el dictamen a más tardar la próxima semana para llevarlo al pleno y votarlo, para que una vez que esté aprobado pase al Senado de la República, en donde, como ocurrió con la Ley de la Industria Eléctrica, las modificaciones sean aprobadas por la vía rápida. El problema es que apenas faltan tres semanas para que acabe el periodo ordinario legislativo, y por los ánimos del proceso electoral, no se ve mucha predisposición de convocar a un extraordinario. Habrá que esperar para ver qué tanta prisa le meten los legisladores.

La aprobación de la reforma a la ley no solo es un asunto de máxima importancia para el presidente, para seguir la línea de su política energética y para combatir prácticas como el robo de hidrocarburos, mejor conocido como huachicol, sino que también está respaldada por el SAT, encabezado por Raquel Buerrostro, pues se considera que la actualización de esta legislación ayudaría a combatir el llamado “huachicoleo fiscal” o la importación ilegal de combustibles, una lucha que ya están llevando a cabo las autoridades pero que se complementaría con algunas modificaciones a la citada ley, además de una posible reforma fiscal.

Algo hay detrás

Resulta que detrás de toda la ofensiva legal, amparos, suspensiones y recursos legales en contra de la NOM-016- CRE-2016, que permite hasta en diez por ciento la presencia de etanol en las gasolinas, se encuentra Gabriel Quadri, quien ganó en la Suprema Corte una suspensión provisional.

Actualmente e históricamente, las gasolinas mexicanas utilizan como oxigenante el MTBE (Éter Metil Tert-Butílico) que se produce, en su mayoría, en Estados Unidos. En caso de que la Corte avale el uso del etanol hasta en diez por ciento, habría varios beneficios para el país, incluido el desarrollo del campo mexicano ya que la sustancia se obtiene a partir del maíz y la caña de azúcar. Habrá que esperar al 27 de mayo, fecha límite, para ver qué decide el máximo tribunal del país, por lo pronto, ya sabemos de qué lado de la frontera trabaja el excandidato presidencial. Atentos.