Una opción de desarrollo es tal, cuando su propuesta es seria. Esta formalidad implica no sólo buenos deseos o intenciones, sino investigación, planificación y evaluación de un proyecto, incluso antes de echarlo andar. Lastimosamente, la Liga del Balompié Mexicano (LBM) no representa hoy una alternativa de calidad para el futbolista profesional. Para colmo, su presidente Carlos Salcido puso su renuncia en la mesa.

En redes sociales circula un video con el testimonio de Leonín Pineda, integrante del Jalisco que casi a la par anunció que se retiraba del torneo, por no contar con los recursos suficientes para seguir.

“Con la mano en la cintura, el presidente  de la Asociación del Balompié Mexicano, Víctor Montiel, nos deja sin trabajo y sin la posibilidad de hacer lo que más nos gusta que es jugar al futbol, y por medio del cual llevamos un sustento a nuestras familias.

“Hace cuatro meses llegué a esta ciudad con la ilusión de un naciente proyecto. A base de mentiras no logramos cobrar una sola quincena”.

Montiel, en efecto, expresó en comunicado que el equipo tapatío no seguiría en la LBM.

Pineda expresa también en ese testimonio que buscó al alto mando del organismo encabezado por el ex futbolista Carlos Salcido, pero tampoco encontró apoyo, y peor aún, recibió la noticia de que él y sus compañeros resultaron desafiliados.

“¿Ahora qué hago hoy? Tenía la ilusión que esta liga creciera, que hubiera una nueva liga para mí, pero ya no la hay. Le cortaron la ala a muchas personas que formamos parte de este grupo”, remata con un semblante de preocupación.

En el mensaje difundido en redes, Montiel expuso que el Atlético Jalisco quedaba fuera de su torneo, por las deudas a sus jugadores contraídas por el club presidido por Karla Medina.

En el mismo mensaje, agregó que Lobos Zacatepec y Cabos FC cambiarán de nombre.

LA RENUNCIA DE SALCIDO

Salcido renunció la tarde del miércoles 11 de noviembre de 2020. Se despidió ante toda la gente, lo que se considera el tiro de gracia para el organismo, después de discusiones muy fuertes en la cúpula.

Hasta el cierre de esta columna, Carlos fue buscado por este reportero, pero no pudo ser localizado para confirmar si su intempestiva renuncia es definitiva, debido a que ya la puso en el escritorio, según fuentes del interior de esta asociación. Él mismo anunció en su cuenta de Twitter a las 21:30 horas un video que tituló “Un fueguito”, de sólo 15 segundos donde decía: “Ya déjense de chismes, seguimos en las oficinas de la LBM”.

SOBRE ARENAS MOVEDIZAS

En año de pandemia irrumpió la LBM, aunque su planeación se realizó desde 2019, al enterarse que el Ascenso MX desaparecería cinco años para dar lugar a otro organismo, el de la Liga de Desarrollo, sin derecho a subir al máximo circuito, lo que guillotinaba la esperanza de una gran sector clubes y jugadores con aspiraciones a integrar la antesala de la Primera División.

El candado principal es que deben existir futbolistas de hasta 23 años de edad, por lo que más de 200 quedarían en el limbo.

Veteranos que deseaban jugarse su última carta y jóvenes que querían mostrarse para trascender quedaron en ese momento a la deriva, y por eso la noticia de que surgiría otra liga que pudiera darles al menos empleo fue tomada como una mascarilla de oxígeno.

Desde el inicio, la LMB se publicitó con una opción real para todos aquellos jugadores que no encontraban espacio en el futbol federado.

Un grupo de empresarios tuvo la idea de organizar una liga aparte para dar cabida a todo aquel elemento desempleado, con la creación o reconstrucción de entidades que también por alguna u otra razón habían quedado fuera de la estructura de la Federación Mexicana de Futbol. Naturalmente, esto significaba desde el inicio quedar fuera del deporte organizado de carácter oficial por la FIFA. Se promocionaba como una opción profesional, porque habría contratos y salarios, aunque no podrían aspirar a tener ninguna otra atribución proporcionada por la única institución reconocida en el mundo.

Quedaban muchas preguntas en el aire: ¿Qué pasaría con los jugadores que ficharan para un club de la liga emergente? ¿Estarían a gusto con un nuevo campo laboral?¿Los sueldos serían similares a los de la Liga BBVA MX, o medianamente competitivos? ¿El que se incorporara esta estructura opcional, podría en algún momento regresar a la otra? De estas principales interrogantes entre muchas otras, la respuesta siempre fue un “ya veremos”, “tenemos que iniciar por algo”, “danos chance y vemos”. Sin embargo, el tiempo de manera muy rápida despeja por ahora, a escasos dos meses de su inicio formal, de que los hechos hablan, y se puede inferir que hay un “no” implícito a todas las indagaciones mencionadas.

El Jalisco es uno de los 16 clubes que restan en esta liga que, sobre la marcha, deberá modificarse para reajustar el calendario de participantes.

Siguen si cobrar jugadores, árbitros y personal administrativo de otras entidades. Se atribuye esto a que de última hora se dieron cuenta de que “siempre no” podrían tener un soporte financiero.

Incluso, en la semana la empresa de televisión digital propietaria de los derechos de transmisión, WCN, también se echó para atrás

La producción por emisión de cada semana tenía un costo aproximado de un millón 700 mil pesos, lo que la liga está lejos de generar, porque a la fecha de hoy aún no tiene patrocinios, reveló una fuente cercana que pidió el anonimato.

MARCAS MORIBUNDAS

Una máxima en el marketing es que las marcas que no son trabajadas adecuadamente se esfuman en el olvido, una especie de muerte. En caso contrario, renacen. Sin embargo, hay signos de alarma cuando las empresas que las sostienen cultivan una mala reputación. En cuanto a la LBM el asunto es claro, no se puede revivir lo que ni siquiera confirma su existencia. El proyecto luce como inacabado.

La aureola de fracaso rodea a esta liga y habrá que estar atentos, porque desafortunadamente parece que aún le quedan otros pataleos negativos.

¿Quién es Héctor Quispe?

Periodista y consultor. Dirige CID Consultoría, casa de soluciones en cifras y contenidos enfocados en el fan y su identidad; es MBA en Dirección y Gestión de Entidades Deportivas, por la Universidad Europea de Madrid, la especialidad de Periodismo Deportivo, por el Programa Prensa y Democracia de la Universidad Iberoamericana. Coordina el Diplomado de Periodismo Deportivo Digital en la Escuela Carlos Septién García, y el de Marketing and Communication for Sports Brands, en la Universidad Anáhuac. Su análisis es consultado por diferentes medios en torno a negocios y deporte: Red Forbes, MedioTiempo, Expansión, El País, Fox News, Telemundo, Foro TV y TUDN, entre otros. Realiza una consultoría editorial en el diario AM de Querétaro, y publica cada jueves en Reporte Índigo.