El que sigue derramando bilis del coraje que hizo el fin de semana pasado es el ex gobernador Natividad González Parás.

El ex gobernador tenía la ilusión de que en el último periodo extraordinario que se convocó en el Congreso del Estado la mayoría priista aprobara la cuenta pública de su gobierno, correspondiente al 2008.

Sin embargo, los diputados tricolores encabezados por Héctor Gutiérrez no se acordaron de su ex jefe político y sólo sacaron la cuenta del 2009, que le corresponde  tanto a la gestión de González Parás, como a la de Rodrigo Medina.

Y dejaron en manos de la próxima legislatura, controlada por los diputados del PAN, la aprobación o el rechazo de las cuentas de González Parás.

LA DISPUTA POR EL CENTRO SCT DE NL

Los priistas de Nuevo León ya comenzaron a disputarse las delegaciones federales que quedarán vacantes a partir del 1 de diciembre, cuando asuma el presidente electo tricolor Enrique Peña Nieto.

Una de las más cotizadas y peleadas es el Centro SCT del estado, precisamente la delegación que más obra ha construido en el estado.

La dependencia, que encabeza actualmente el ex alcalde de San Nicolás, Zeferino Salgado, tiene un presupuesto anual de casi 3 mil millones de pesos para proyectos de infraestructura.

Son razones de peso y la relación con los constructores locales para que los priistas busquen ese cargo.

Hay tres tiradores para este puesto: el ex gobernador Benjamín Clariond Reyes, Juan Manuel Parás y Plácido González Salinas, priistas incluso considerados aliados y amigos.

Pero cada uno de ellos está moviendo su red de poder en la Ciudad de México para que lo tomen en cuenta en el reparto de las delegaciones federales.

“El Benjas” le apuesta a Felipe Enríquez, ex candidato del PRI a la Alcaldía de Monterrey y compadre del próximo presidente de México.

El “Cama” Parás ya le prendió velitas a su amigo el senador electo Emilio Gamboa, titular de la Junta de Coordinación Política del Senado.

Y Plácido, bueno, pues también hace su luchita.

GENERAL NARANJO Y EL TEC PREPARAN AGENDA

El ex director de la Policía Nacional de Colombia, el general Óscar Naranjo, estuvo ayer en Monterrey.

Y todo parece indicar que estará por acá más seguido.

El Tec de Monterrey invitó al general a participar en el diseño de políticas públicas y ya preparan conjuntamente una agenda.

Además de que Naranjo fue invitado a participar en un foro del Tec a celebrarse en septiembre próximo.

Pero vaya sorpresa que se llevó ayer el general colombiano.

Personal del Tec y el ex director policíaco fueron a comer a El Gaucho, en Garza Sada.

Y ¡oh coincidencia!… intempestivamente cayó ahí el ex secretario de Seguridad Aldo Fasci, quien se presentó al general y luego le dedicó varias piezas musicales al piano.

El veredicto de los comensales fue: “Este tipo toca el piano tan fino, que no pudo haber sido secretario de Seguridad”.

La agenda del general Naranjo concluyó por la noche con una reunión en la Egade con la mayoría de los alcaldes electos del área metropolitana de Monterrey, que confirmaron su viaje a Medellín, Colombia, a la cátedra de urbanismo social.