¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Opinión

Apenas hace unos días el excandidato del Partido Verde a la alcaldía de Terán, Nuevo León, Sergio García Villegas, publicó un video en donde denunciaba la presunta corrupción de los elementos de la policía municipal, además de señalar las carencias en los servicios básicos que otorga el municipio, sobre todo los relacionados con señalización e iluminación.

En el audiovisual también responsabiliza a los efectivos de Seguridad Pública de cualquier daño que pudiera sufrir su integridad y detalla que fue amenazado en distintas ocasiones.

García Villegas fue asesinado el día de ayer de un disparo en la cabeza.

Los reportes indican que el exaspirante a la alcaldía se encontraba al mediodía en un comercio a la altura del ejido La Unión, en el kilómetro 34 de la carretera Terán-China cuando una persona a bordo de un automóvil color negro lo llamó. Al acercarse García Villegas al vehículo, recibió el disparo que le quitaría la vida.

Vaya reto para la Fiscalía el esclarecer totalmente el atentado.

Roberto Chavarría ‘habla’ con los animales

Ahora resulta que el exdirector de Parques y Vida Silvestre, Roberto Chavarría Gallegos, hablaba con la jirafa “Wooki”, que falleció hace varias semanas, animal al que, según sus palabras, consideró como su “amigo”, pues todos los días estaba con el ejemplar.

Pero lamentablemente, Roberto Chavarría Gallegos no logró detectar, como experto que dice ser, que el animal tenía una pleuroneumonía crónica y muchos menos que estaba estresado, pues en sus pláticas no pudo contarle que se sentía mal.

Esto lo dijo cuando acudió ayer al Congreso local para exigir a los diputados un derecho de réplica por las acusaciones de acoso laboral contra empleados del Parque La Pastora, pero nunca aclaró los escándalos cuando fue funcionario de este organismo.

Lo que sí llama mucho la atención fue lo que mencionó acerca de que las empresas no están obligadas a presentar su domicilio fiscal completo en las facturas que emiten, que eso está en la nueva Ley. Esto respondió al ser cuestionado por la compra irregular de los flamencos.

Queda claro que no reconocerá ninguna responsabilidad y que prefiere culpar a los medios de tendenciosos, como ha sido su costumbre.

Veremos cómo le va con los legisladores, pues a pesar de su buena amistad con la diputada panista Claudia Caballero, tendrá que rendir cuentas a Ivonne Bustos Paredes y Claudia Tapia, quienes le han dado un puntual seguimiento a las irregularidades en Parque La Pastora.


* Esta opinión no refleja la del periódico
Comentarios