Queridos lectores: La siguiente columna está libre de revelar la trama principal de Spider-Man: Sin camino a casa, aunque sí profundiza en ideas que aparecen en los avances oficiales disponibles en Internet. Se sugiere discreción a voluntad propia.

Spider-Man: Sin camino a casa es todo lo que prometía en los avances que vimos en los pasados meses, y más; como lo confesó el mismo Tom Holland a esta casa editorial, es la patada de arranque oficial para el Multiverso de Marvel, que solo deparará en muchas intervenciones interconectadas de distintos personajes de esta franquicia multimillonaria.

Al fin en esta encarnación de Holland como Peter Parker, hay una madurez con su interpretación, él se enfrenta a las consecuencias de sus actos como adolescente, que repercuten en problemas adultos y van más allá de lo que puede controlar, incluso, al mismísimo Doctor Strange le pide manipular la realidad y memoria colectiva del mundo para que olvide que él es el alter ego de Spider-Man.

Y pues lo que ya sabemos, esta apertura del tiempo-espacio deja caer a los villanos de las películas del pasado en este filme protagonizado por Holland, creando un nudo que une a las ficciones antes creadas por Marvel acerca del héroe arácnido.

Algo similar hicieron con X-Men: Días del futuro pasado (2014), largometraje que vino a componer todo lo que había estado sucediendo con los mutantes, antes de que Disney tomara posesión de la saga, y que dio coherencia a su propio universo, que dicho sea de paso, queda en duda, de si esta franquicia, originalmente de 20th Century Fox, será respetada y anexada al Universo Cinemático de Marvel, o solo será como una versión alternativa.

Volviendo a Spider-Man: Sin camino a casa, esta cinta no solo une y abre el Multiverso, sino que es el puente generacional perfecto entre quienes crecimos viendo la trilogía de Sam Raimi, pasando por las dos películas del actor Andrew Garfield como Peter Parker, para ahora unirlas con los tres largometrajes de Holland, quien además sí podría seguir teniendo futuro con el mismo rol de superhéroe.

Una buena incógnita para los fanáticos de cómics es: ¿y DC para cuándo se pondrá las pilas en hacer algo similar? ¿Acaso tienen este as bajo la manga con The Flash (2022)? Porque sabemos que ahí van a converger dos Batmans de distintas épocas, el de Ben Affleck y el de Michael Keaton, este último ampliamente querido por quienes crecimos con los filmes de Tim Burton.

El sueño guajiro de miles sería que este regreso de Keaton triunfe y reditúe para los ejecutivos de Warner Bros, porque en un mundo perfecto, traerían de vuelta a Burton para, al fin, tener un cierre de su trilogía del Hombre Murciélago como jamás lo hemos visto en el cine de superhéroes.

La vida después de Spider-Man: Sin camino a casa es creer que se vale soñar por más universos interconectados, tal y como sucede en los cómics desde hace décadas.

La opinión expresada es responsabilidad del autor y no representa la posición del medio